Ama al lector más que a ti mismo.

¿Aman y respetan los periódicos a sus lectores, Señora Francis?.


El lector, o quizás deberíamos llamarlo “cliente”, de los contenidos de los diarios, es un desconocido para ellos. No me voy a referir en este post, a que cada vez más los diarios parecen tratar a los lectores como descerebrados que son capaces de comulgar con ruedas de molino ideológicas, (de ideología de via estrecha, claro) sino a la descripción de un camino que fortalecerá y mejorará a ambos.

El amor y el respeto se deben cultivar cada día, si creamos un periódico mas enamorado de sus lectores seguro que será más fuerte, plural y audaz. Establecer vínculos y complicidades con los clientes es cada vez más necesario.

Como se informan los diarios de como utiliza el lector al periódico, de sus gustos, aficiones, lecturas, que otro camino tienen si no es el indirecto, el de las muestras de OJD, EGM y en Catalunya del Barómetre de la Comunicacio y la Cultura, por mas que este emplee la muestra mas grande del mundo en relación a su universo.

En un mundo donde el consumo de información tiende a pasar de la Ley de Pareto a la larga cola, donde la fragmentación es la norma del consumo y la clave de la oferta; no basta con disponer de los datos indirectos de estos estudios. Como si un amigo/a nos hablara de los gustos de nuestra novia/o, no es mejor que le preguntemos y establezcamos complicidades directamente.

Es necesario que los medios conozcan en tiempo real los intereses de sus clientes, que establezcan diálogos con ellos, que premien su fidelidad, que se adapten no sólo a su idiosincrasia general, sino a la personalidad de cada uno de ellos, que los amen.

Que quede claro que estoy hablando de sus clientes, de los subscriptores y de aquellos que compran el periódico cada día o con cierta frecuencia. No hablo del magma indefinido de lectores de las ediciones digitales a los que se ofrecen las versiones de menor valor, curiosamente en un soporte que, por definición, se caracteriza por el valor añadido. Hablo del querido, amado y a veces no bien tratado LECTOR.(con mayúsculas).

Este camino no es una utopía es una realidad que desde el proyecto IOP estamos construyendo para los medios escritos.

Creamos sistemas de nuevos vínculos entre el lector y el medio. Con una oferta enriquecida que el periódico ofrece sólo a sus lectores y solo a ellos.

¿Reducimos de esta forma el universo difuso de lectores de las ediciones digitales?.

No, estas pueden seguir publicándose. IOP lo que pretende y consigue es aumentar notablemente el conocimiento que el diario tendrá, de primera mano, de su LECTOR.

Día a día, minuto a minuto pudiendo adaptar sus contenidos a una demanda, quizas fragmentada, pero infinitamente más fiel, que la generalista, a los contenidos de su interés.
Albert Pérez Novell  NVConsulting