Passa al contingut principal

El tejido empresarial español, innovar o recortar, implotar o explotar, todo un dilema tecnoestructural. (publicado en mayo de 2011)

La propuesta realizada este verano por la patronal española, en relación a los cambios  a introducir en los modelos de contrato, que, según ellos, deberían pasar de plena dedicación a tiempo parcial, cuando sea necesario para la subsistencia de la empresa, pero obedeciendo al  intéres y por decisión unidireccional de la patronal, me permite volver a publicar un artículo de mayo de 2011.

La crisis en España, a diferencia de otros países, no representa un acicate para que los empresarios se lancen por nuevos caminos que les lleven hacia territorios innovadores.

San Juan de la Cruz decía: “Para llegar al lugar que no conoces, debes tomar el camino que no conoces.” Pero no parece que este místico  tenga mucho predicamento entre la estructura empresarial de nuestro país.

El tejido empresarial español, en cuanto sus grandes familias se refiere, continúa siendo el mismo que teníamos durante el franquismo, y no se caracteriza por su afán innovador, sino por todo lo contrario, por ser acérrimamente conservador.

Es cierto que de posiciones autárquicas ha evolucionado abriéndose al mundo y creciendo en estructura y volumen de negocio, no podía ser de otra forma, la lógica del sistema obliga.

Pero el panorama que nos ofrece esta clase empresarial, en el escenario de la crisis, resulta poco estimulante para el resto de los ciudadanos: Flexibilidad laboral, sin contrapesar seguridad, pauperación de los salarios, gestión a corto, primando: el “que me quede como estaba virgencita”. En definitiva, recortar antes que innovar. Y no vale decir que no hay más remedio, no hay más remedio para ellos y su lógica neoliberal seguida por izquierdas y derechas, en pos de unos ajustes necesarios por una crisis inducida por los ajustadores. (como todas las crisis habidas y por haber)

Pero no toda la culpa es del empresario. Esta estructura empresarial en su evolución ha generado un cambio fundamental: el poder de decisión ya no corresponde al propietario del capital, como ocurría en el pasado; ahora lo ejercita un grupo de técnicos que constituye la verdadera cabeza de la gran empresa moderna. Galbraith propone denominar tecnoestructura a este aparato colegiado de decisión.

Con la separación del propietario del capital y el control de la empresa, el empresario ha dejado de existir como persona individual en la empresa industrial moderna.

Para Galbraith, el comportamiento de esta tecnoestructura modifica considerablemente las reglas del juego capitalista. “Esta tecnoestructura, en realidad, no tiene como objetivo principal la obtención del máximo beneficio sino, principalmente, el crecimiento de la firma”.

Para la tecnoestructura el valor de mercado de la empresa es importante, pero sobre todo busca expandir al máximo las ventas y el tamaño de sus departamentos, aun cuando tengan que reducir el margen por unidad vendida y obtener menos beneficios de los que podrían haber ganado con un margen mayor. Según Galbraith, los directivos adoran el crecimiento de las ventas porque de ese modo incrementan su prestigio y el número de subordinados. Cuando las compañías crecen en tamaño, se producen ascensos, promociones y nuevas contrataciones: con las ventas, la tecnoestructura se perpetúa a sí misma.

Un ejemplo, lo tenemos en el sector editorial español. No se entiende la cantidad de títulos que constantemente aparecen en el mercado, que no se justifican por las ventas reales, teniendo en cuenta que un 40% de los libros se devuelven al editor y reconvierten en pasta de papel. Pero ¿donde esta el secreto?, en la tecnoestructura que prima las ventas : Inundan el mercado de ejemplares (300 millones al año sólo en España) cobran del punto de venta y esperan la devolución que deberán abonar al librero, pero el “gap” entre que vendo y pago la devolución, se compensa con un nuevo título que vuelve a generar el mismo proceso. El modelo se construye bajo la forma de burbuja. Podría poner otros muchos ejemplos pero esto es un blog y no una tesis.

La tecnoestructura no sólo logra desplazar al empresario tradicional, que organizaba él sólo la empresa; además, en las grandes sociedades anónimas consigue imponer su voluntad sobre la de los accionistas. Según Galbraith, la atomización de la propiedad en forma de miles de acciones hace imposible que los propietarios de éstas impongan sus objetivos a los miembros de la tecnoestructura, por lo que las compañías tenderán a perseguir los fines de los gestores y no los de los accionistas.
M Duverger

M Duverger, nos explica como la tecnoestructura empresarial está muy vinculada con la tecnoestructura pública, la que se desarrolla en el seno de las administraciones públicas y que se retroalimentan mutuamente mediante contratos y subvenciones cruzadas entre el sector público y privado. Contratos que aseguran la existencia y la expansión de negocios que sin ellos no podrían vivir. Seguramente los Keynesianos estarían de acuerdo con este tipo de planteamiento, pero este motor clásico del capitalismo post 2ª Guerra Mundial no parece que pueda seguir aplicándose a la situación actual, a no ser que se haga de una forma distinta, innovadora.

Los componentes de la tecnoestructura sea de origen privado público o político tienden a entenderse muy bien entre ellos. Existen más diferencias entre un militante de base de un partido y su ejecutiva que entre los componentes de las ejecutivas de distintos partidos.


Galbraith
El razonamiento de Galbraith no se ajusta a un tiempo de crisis, ya que descrita así la ideología de la tecnoestructura es adecuada para el crecimiento del empleo empresas más grandes, más trabajo. Pero al contrario de lo que describe Galbraith en época de vacas flacas la tecnoestructura se transforma en hiperconservadora y es cuando se demuestra que sus objetivos en el crecimiento eran profundamente perversos, lo que se evidencia en las primas y bonus extraordinarios que se han agenciado las cúpulas directivas de bancos en plena crisis y procesos de rescate.

Si seguimos el razonamiento de otro economista, Schumpeter, influido por Darwin y K Marx, que nos dice que en la economía se da una situación de equilibrio, estancamiento, es decir que no cambia si las circunstancias en que se da no cambian.

En el momento que éstas varíen hay que buscar un nuevo punto de equilibrio y así es como la empresa se ve obligada a introducir innovación hasta que se produzca un nuevo equilibrio que la lleve al éxito. “Destrucción creativa” llamaba a este proceso con claras influencias de Nietzsche (la idea del destructor como creador en Así habló Zaratustra)

Cuando Schumpeter habla de innovación no se refiere sólo a lo tecnológico sino cualquier cosa que genere ventajas para la empresa sobre sus competidoras (económica, técnica, social….).

En la época de Schumpeter era el empresario el que introducía la innovación en el sistema económico a través de la empresa.

Pero ahora la introduce la tecnoestructura que ve peligrar sus puestos y sus beneficios si un salto adelante sale mal. Porque según la teoría de la innovación de Schumpeter y la del riesgo de Knight (que son bastante parecidas) cualquier innovación genera una situación de incertidumbre, La existencia y asunción de este riesgo es para Knight la justificación del beneficio del empresario

Pero en muchos casos frente a esta incertidumbre es mejor ir a lo seguro, recortar. Aparece la pereza intrínseca del tecnócrata “ante hacer, mejor no hacer”. Esta claro que recortando se reducen los costes de producción, pero también debería estar claro que esta reducción afecta a la competitividad de cada empresa y por efecto dominó a la de todo un país.

El capitalismo (el sistema) no parece que vaya a cambiar ni ha refundarse como predicaban algunos políticos jugando a ideólogos, y curiosamente de derechas, como Sarkozy. Tampoco se humanizará, ni se volverá más sostenible en su crecimiento, si no ve en esto una oportunidad de beneficio, lo que a mi me gusta llamar el crecimiento implosivo.

Este crecimiento, se producirá por el cambio que el sistema requiere para sobrevivir. Es decir, el objetivo no es la explosión como fórmula de crecimiento, sino la generación de situaciones de recambio: Recambio de fuentes de energía, recambio de materiales, recambio de alimentos, recambios en la forma de gestión de los proyectos públicos y privados, recambio en la distribución de la riqueza y todo esto requiere innovación. (En un próximo post prometo profundizar en el crecimiento implosivo)

El sistema único y sin alternativas seguirá moviéndose y evolucionando por contradicción, injusticia y desequilibrio porque este es su ADN. La innovación, en un sentido amplio, es la única esperanza que nos queda a algunos para poder introducir en este ADN un gen de recambio revolucionario.



Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Las Monadas: El secreto del Planeta de los simios, ( ciencia ficción, politicamente incorrecta)

A mediados del 2º milenio, en el tercer Planeta de la Estrella Sol de la Vía Láctea,  se verifica la existencia de una especie dominante los simios y otra dominada el hombre.

Historia de una involución: El Planeta de los Simios (francés:La Planète des Singes) es una novela de ciencia ficción escrita por Pierre Boulle, publicada por Editorial Julliard en 1963.

En 1968 fue adaptada al cine en la película El planeta de los simios de Franklin Schaffner.


En el siglo quinto del segundo milenio, una nave espacial procedente de la Tierra, realiza un aterrizaje forzoso en un planeta desconocido. Los astronautas, al mando del coronel George Taylor (Charlton Heston) inspeccionan los alrededores y descubren que en este planeta los seres inteligentes y especie dominante son unos simios que comparten características físicas con los chimpancés (científicos), gorilas (militares) y orangutanes (religiosos y políticos) de la Tierra, pero que han desarrollado una civilización antropomorfizada y militariza…

2112, el soliloquio alucinatorio del gobierno Rajoy

El lapsus de Rajoy en su tweet al confundir 21 del 12, día previsto para las elecciones ilegitimitas convocadas por su gobierno, con el año 2112.

A primera vista, parece que Rajoy en su tweet apuesta porque el próximo presidente de la Generalitat sea:

Bromas a parte: Lo de Rajoy pertenece al genero llamado (lapsus de clave). Freud profundizó en la descripción del mecanismo de su formación en su libro llamado Psicopatología de la vida cotidiana (1901)—como una variedad de los lapsus que llamó «lapsus calami»— para significar los lapsus que ocurren cuando se mecanografía un texto y, que en algunos países también es conocido como "error de dedo" (y, con el avance de la tecnología, los que ocurren al escribir en el teclado de un ordenador, de un teléfono móvil o formas afines de comunicación.
Twitter es una fuente de síntomas si observamos los mensajes que circulan por esta, llamada, red social.
Gracias a la Serendipia  que facilita Internet, he encontrado que 2112 es el nombre del …

Consumption cannot be destroyed, like energy, it can only be transformed.

Aquesta crisi haurà canviat permanentment el comportament de compra dels consumidors. Ens deixa com herència compradors més cauts i reflexius. Però existeixen formes de consum que romandran i s’adaptaran a l’aire estoic que no tenim més remei que respirar.

No esperem que el consum desaparegui, tant sols es transformarà (el consum és com l’energia no es destrueix, es transforma).


En aquest post faig un repàs per les tendències i la fauna consumista del moment.

  Com diu Guilles Lipowetsky : El consum esta molt ligat a la seducció, com veurem més endavant: "Lluny de circumscriure a les relacions interpersonals, la seducció s'ha convertit en el procés general que tendeix a regular el consum, les organitzacions, la informació, l'educació, els costums.”. Tambè ens diu: “Cal un consum més responsable, però també invertir en noves tecnologies”.
En aquesta època hipermoderna no hi ha somnis col•lectius, sol ens queda el consum; una millor casa, un millor cotxe, etc..... La generaci…