Ves al contingut principal

Somos víctimas del pasado incapaces de entender el futuro

El pasado retroalimenta el futuro pero no puede condicionarnos tanto que nos impida generar visiones radicalmente nuevas.

Un ejemplo que forma parte de mi trayectoria profesional.
Los empresarios de la comunicación llevan tiempo rompiéndose la cabeza  para buscar nuevas fórmulas que les ayuden a mantener lectores y, en definitiva, ventas. Para que la prensa no muera.


Van pasando años y la solución no aparece, la crisis además ha propiciado otro golpe de gracia a los medios especialmente a los impresos. Un total de 57 medios de comunicación han cerrado en España en los últimos cuatro años, desde que se inició la caída de la inversión publicitaria por la crisis económica.
Mientras tanto van apareciendo un cumulo de lugares comunes cuya reiteración acaba por agotar al más interesado. Muchas recomendaciones pero nadie es capaz de encontrar un camino.


Que si: 1.Dar la vuelta al  periodismo 2.Calidad en las informaciones. 3. Buenas narraciones que utilicen todos los recursos narrativos multimedia. 4. El reportaje, un género interpretativo, con altas dosis de análisis e investigación, que anticipe las posibles consecuencias de los hechos. 5. Informaciones con valor añadido que se distingan de lo que ofrecen otros medios de comunicación. 6.Una periodismo participativo, más implicado y comprometido, etc..
La base porque estos razonamientos bien intencionados no cuajan es muy simple, porque parten de una visión asentada en modelos pasados.


Para conseguir una verdadera innovación en los Mass Media que se convierta en una realidad deberíamos olvidarnos de ellos. Iniciar una verdadera destrucción creativa del sector, en la línea Shumpeteriana.
Comenzando por cómo se estudia el periodismo en las facultades que no difiere mucho de cómo se hacía 100 años atrás, sólo cambian los artilugios tecnológicos, las rutinas y los procesos, pero las especificidades siguen siendo las mismas.


Igual que en el terreno empresarial en este país existen afamadas escuelas de negocios ESADE IESE, etc donde se enseña a gestionar empresas de una forma más o menos racional, lo que no existe ni se explica en estas escuelas es como innovar en los negocios.
Una escuela de negocios no es un escuela de innovación, igual que una facultad de periodismo difícilmente generara nuevas formas de …… periodismo o quizás  que debería comenzar por cambiar el nombre y repensar el proceso de la comunicación y de la profesión desde otra visión.


A nadie se le ocurrió decir en los albores del periodismo, que los periodistas eran escritores pegados a la cotidianeidad, eran otra cosa. Escribían, claro, pero la especificidad de su trabajo distaba mucho de la de los escritores por más cronistas que fueran. Se invento otra visión de cómo interpretar la realidad y otras técnicas nacieron.
Quizás ha llegado la hora,  no de reinventar el periodismo, sino de inventar otra cosa nueva.


Propongo un taller sobre innovación radical en el periodismo a ver quien recoje el guante yo me apunto creo que tengo cosas que decir.


Albert Pérez Novell

Comentaris

  1. Inreresante propuesta. Pero añadiría analizar el cambio en el modelo de negocio, que para mi es la clave delfin del periodismo tal como se entiende en España. Algo que entienden los anunciantes y los usuarios. Pero no los periodistas, las empresas, los agentes como políticos o los dircom.

    ResponElimina
  2. Ciertamente Jesús,
    Una cosa es la profesión y otra el negocio del periodismo.
    Y ciertamente merecen más una reflexión los modelos de negocio.
    Prometo hacerlo en otro post.
    Albert

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

En Catalunya todos somos Gary Cooper

¿Qué iluso pensaba que Europa iba a acompañar a Catalunya en este proceso?
Europa es un club de Estados que no solo no nos ayudará, sino que no mediará, ni facilitará la mediación. No esperemos nada hoy del parlamento europeo dominado por el grupo popular.

Debemos tener claro, que vivimos en un entramado (sistema) económico, donde los Estados asumen un control directo de la administración social, al dictado de los mercados y estos actúan según índices de las Agencias de Calificación. Creer que, en este entorno, hay espacio para que obtengamos ayuda en nuestro proceso, es leer mal la historia y el contexto. Es bueno recordar lo que nos contaba Bauman sobre el huevo de la serpiente: “la cara oculta de la sociedad en la que vivimos, se manifiesta en contadísimas ocasiones pero, cuando lo hace, deja desenmascarada la violencia y demás aspectos negativos que han sido utilizados, al mismo tiempo, a lo largo de la historia para la formación de la propia estructura social” .

No quiere decir que d…

Un sector fracasado

El volumen de libros almacenados en España procedentes de devoluciones equivale a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
Es insostenible que en pleno siglo XXI (llevamos, aunque no los parezca, 16 años en él) en el sector del libro se perpetúen situaciones como que los almacenes tengan prácticamente sin rotación más de un 60% de sus existencias, los retornos continúen siendo superiores al 50 % o que todavía haya librerías que hagan sus pedidos por teléfono.
Como indican los informes del propio sector y destaca Manuel Gil en su blog de referencia: “El gap entre libros producidos y vendidos es de unos 100 millones anuales en España… El cálculo que hace unos días contrastaba con otros consultores es que hoy se puede almacenar una cifra cercana a los 700 millones de ejemplares”. Lo que equivale a un volumen de libros igual a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
En este …

El negocio de la librería = a fracaso, ¿por qué?

Cuando entramos en un negocio, sea librería, restaurante, tienda de moda sabemos o intuimos  de antemano si están condenados al fracaso o no.
Yo reconozco fácilmente que librería cerrará en 1, 2 o tres años y aquella que, no sólo no cerrará, sino que se enfrenta a un brillante futuro.
Ese es el sentido quiero exponer modelos reales de éxito como el que emprendieron  hace unos 5 años Jeff Mayersohn y su esposa  Linda Seamonson , al comprar y reconvertir el modelo de la vieja libreríaHarvard de Cambridge,  ciudad donde cierran más librerías que Starbucks se abren en China. (situación: 1256 Massachusetts Avenue Cambridge, MA 02138).
Jeff Mayershon amante apasionado de los libros ha sido cliente de Harvard durante 30 años, recientemente retirado del mundo de la tecnología él y su esposa Linda se embarcaron en esta locura. ¡¡¡Comprar una librería!!!
Jeff y Linda, ingenuamente optimistas, se embarcaron en esta aventura en estos días oscuros de  recesión, a la sombra de Amazon, y con los libros …