Passa al contingut principal

De la Realpolitik a la Zynikerpolitik

La Realpolitik “política de la realidad” es la política basada en intereses prácticos y necesidades inmediatas y concretas, sin atender a la teoría o la ética como elementos "formadores de políticas". La realpolitik aboga por el avance en los intereses nacionales de un país de acuerdo a las circunstancias de su entorno, en lugar de seguir principios éticos o teóricos.

Así actúa Alemania en la gestión de la crisis e impone sus criterios de austeridad por interés propio y quiere que los sureños demostremos que somos calvinistas hasta el tuétano a la hora de asumir sacrificios.
Alemania casi nunca ha jugado al cinismo político, desde Hitler hasta Merkel siempre ha enseñado sus intenciones.
Lo que he bautizado como Zynikerpolitik “política del cinismo” es más propia, aunque no exclusiva, de los países católicos cuya moral condiciona las consecuencias trascendentes de los actos al arrepentimiento final.

En España a nadie se le caen los anillos por predicar unos compromisos en la campaña política y hacer lo diametralmente opuesto cuando se gobierna, y además nos dicen que no tienen otro remedio y se quedan tan anchos.
La tendencia en el mundo occidentalizado es a la generalización del Zynikerpolitik “cinismo político” como la única forma de ejercer la política. En USA se enseña en los colegios, con la excusa pedagógica de la diversidad de puntos de vista, a que los jóvenes sean capaces de defender una idea y su opuesta con la misma convicción y vehemencia. ¿Pero qué diversidad es esta? !!la del blanco y negro¡¡. Es que sólo hay dos vías, no puede haber terceras vías,  introducir la complejidad en los análisis sigue dando miedo.

Otro indicador del triunfo de la Zynikerpolitik es la evidencia de que vivimos en la era de la ingeniería de la imagen pública gestada desde los gabinetes de Relaciones Públicas. Lo que llamamos política o lo político se enmascara y maquilla con estas técnicas en su versión comunicativa.

Recuerdo a un profesor de la Universidad Frederic Roda que en una ocasión nos dijo aproximadamente esto: “Hacer relaciones públicas no es suficiente para presentar una buena imagen. Lo esencial pertenece a la ética y a la asunción de unos presupuestos claros del signo que sea. De lo contrario es como el que no se lava y utiliza desodorante al final acaba por notarse el mal olor….”
Por otra parte, la intoxicación, hoy amplificada por la infoxicación generalizada, no puede convertirse en la regla del juego, la proliferación de confidenciales, la manipulación de instrumentos 2.0 son ejemplos claros de la Zynikerpolitik al que se aboca el sistema.
A veces se equivocan los ingenieros de la imagen:   La imagen del rey, símbolo fálico por excelencia, pidiendo perdón como un niño travieso que la ha dado un perdigonazo a un gato (gato grande como un elefante) es un claro ejemplo de cinismo político, pero no sé si acertado.

La casa real en sí misma es una clara metáfora del cinismo con el que se gestó la transición. Cinismo asumido por las llamadas condiciones objetivas (¿objetivas para quién? y ¿para qué?) .
La Zynikerpolitik no es exclusiva de la derecha o de la izquierda, es un mal cada vez más generalizado especialmente en los tiempos gaseosos que nos ha toca vivir.

O no es cinismo cuando los sindicatos y la oposición del PSOE a IU el único discurso que aportan contra las medidas del gobierno es que no fomentan el crecimiento. Evidenciar lo evidente sin añadir soluciones es un ejercicio de cinismo fácil.
Por desgracia el capitalismo gaseosos ( ver I, II, III) convierte en biodegradables todos los mensajes que parecen olvidarse con el transcurso del tiempo y esta es la baza con la que cuentan los políticos. Es tal la avalancha de mensajes contradictorios que recibe el electorado que al final olvida la letra y sólo le queda un vago recuerdo de la música. Todos los mensajes son biodegradables, tanto los más manipuladores como aquellos que pretenden transmitir cierta verdad, de ahí que la estrategia comunicativa más utilizada en política sea la del martillo pilón,  un mensaje breve sin fisuras repetido machaconamente hasta la saciedad.

A mí que me gusta ejerce muchas veces de cínico, abogo por la profundización en la Komplexepolitik “política de la complejidad” como salida de la situación.

Pero al mismo tiempo opinio que es interesante mantener una actitud personal cínica y descreída en una sociedad en la que sus instituciones (gobierno, empresa, medios de comunicación…) no generan confianza, y  destilan cinismo-perverso.
Podeis llamarlo cinismo utópico, pero en esto pienso como en el amor que está tejido de carne y de sueño.
La viceministra de Costa Rica Karina Bolaños haciendo un espectáculo para su amante
Otros piensan que, ninguna forma de cinismo o desvergüenza reconforta intelectual y eticamente.

Felices vacaciones a todos !!!

Albert Pérez Novell


Comentaris

  1. Hola Alberto. Este artículo, no tiene desperdicios. Y lo grande del enfoque, es que el vestido le sirve a cualquiera de nuestros países.El poder, no es solidaridad, es poder aplicado, y es politica compleja, Tal vez Alemania no le interese algunos topicos que otros necesitan, es otra forma de poder.

    ResponElimina
  2. Apreciado Juan,
    Mi post que no pretende ser ninguna tesis, lo que hago es simplemente poner en evidencia un síntoma que considero crece en la situación actual, el cinismo social.
    En mi propuesta he mezclado dos tipos de cinismo y que en alemán (que tienen palabras para todo) se llamarían: El “kínico” que sería el rebelde, desencantado y radical; el “zínico”, el farsante que ya no se sitúa al margen, sino que se sirve de lo social para medrar, cueste lo que cueste, más allá del bien y del mal.
    Ambas son formas de cinismo, pero especialmente es al zínico al que me refiero. Este zínico lo podemos encontrar en la derecha y en la izquierda y pruebas de ello hemos tenido en nuestro país, pero esto para algunos, como Ignacio, me situarían en la zona kinica.
    Esto genera un bucle difícil de romper y para mi sólo se sale de él mediante lo que Morin denominaba el pensamiento complejo.
    La realidad no es blanca, ni negra, ni tan sólo gris, es a veces blanca, a veces gris al mismo tiempo o a veces rosa. Es un camino hacia el pensamiento optimista, si quieres así llamarlo.
    Seria cínico por mi parte aportar unas recetas que no están en mi mano y no se pueden reproducir en un soporte como un blog.
    Creo en la posibilidad de reinventar al individuo ilustrado en un mejor uso de las TIC, de fortalecer al ciudadano de un mundo sediento de iniciativas de compromiso e innovación.
    Te remito al filosofo P. Sloterdijk, en su conocida Crítica de la razón cínica (1983) habla de ….. “un cinismo difuso en ambos sentidos, propio de sociedades exhaustas, en las que han ido sucumbiendo los ideales y esperanzas de una nueva sociedad o una nueva humanidad. …….Y en medio de la ruinas sólo queda afirmar la propia voluntad iconoclasta, que rompe con el pacto cívico precisamente porque tal pacto es un engaño o un fraude al servicio de los poderes de siempre.….”

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

Las Monadas: El secreto del Planeta de los simios, ( ciencia ficción, politicamente incorrecta)

A mediados del 2º milenio, en el tercer Planeta de la Estrella Sol de la Vía Láctea,  se verifica la existencia de una especie dominante los simios y otra dominada el hombre.

Historia de una involución: El Planeta de los Simios (francés:La Planète des Singes) es una novela de ciencia ficción escrita por Pierre Boulle, publicada por Editorial Julliard en 1963.

En 1968 fue adaptada al cine en la película El planeta de los simios de Franklin Schaffner.


En el siglo quinto del segundo milenio, una nave espacial procedente de la Tierra, realiza un aterrizaje forzoso en un planeta desconocido. Los astronautas, al mando del coronel George Taylor (Charlton Heston) inspeccionan los alrededores y descubren que en este planeta los seres inteligentes y especie dominante son unos simios que comparten características físicas con los chimpancés (científicos), gorilas (militares) y orangutanes (religiosos y políticos) de la Tierra, pero que han desarrollado una civilización antropomorfizada y militariza…

2112, el soliloquio alucinatorio del gobierno Rajoy

El lapsus de Rajoy en su tweet al confundir 21 del 12, día previsto para las elecciones ilegitimitas convocadas por su gobierno, con el año 2112.

A primera vista, parece que Rajoy en su tweet apuesta porque el próximo presidente de la Generalitat sea:

Bromas a parte: Lo de Rajoy pertenece al genero llamado (lapsus de clave). Freud profundizó en la descripción del mecanismo de su formación en su libro llamado Psicopatología de la vida cotidiana (1901)—como una variedad de los lapsus que llamó «lapsus calami»— para significar los lapsus que ocurren cuando se mecanografía un texto y, que en algunos países también es conocido como "error de dedo" (y, con el avance de la tecnología, los que ocurren al escribir en el teclado de un ordenador, de un teléfono móvil o formas afines de comunicación.
Twitter es una fuente de síntomas si observamos los mensajes que circulan por esta, llamada, red social.
Gracias a la Serendipia  que facilita Internet, he encontrado que 2112 es el nombre del …

Consumption cannot be destroyed, like energy, it can only be transformed.

Aquesta crisi haurà canviat permanentment el comportament de compra dels consumidors. Ens deixa com herència compradors més cauts i reflexius. Però existeixen formes de consum que romandran i s’adaptaran a l’aire estoic que no tenim més remei que respirar.

No esperem que el consum desaparegui, tant sols es transformarà (el consum és com l’energia no es destrueix, es transforma).


En aquest post faig un repàs per les tendències i la fauna consumista del moment.

  Com diu Guilles Lipowetsky : El consum esta molt ligat a la seducció, com veurem més endavant: "Lluny de circumscriure a les relacions interpersonals, la seducció s'ha convertit en el procés general que tendeix a regular el consum, les organitzacions, la informació, l'educació, els costums.”. Tambè ens diu: “Cal un consum més responsable, però també invertir en noves tecnologies”.
En aquesta època hipermoderna no hi ha somnis col•lectius, sol ens queda el consum; una millor casa, un millor cotxe, etc..... La generaci…