El descuido de Olvido "La intimidad como espectáculo"


El olvido está lleno de recuerdos, como  nos recuerda un poema de Mario Benedetti.
Es cierto, sin recuerdos no puede haber olvido, igual que sin cuidado no puede haber descuido.

¿Olvidó Olvido el cuidado de su intimidad al dejar que se sustrajeran y se difundieran imágenes muy privadas que grabó en su móvil?.

Tildar a esto de descuido es sólo una forma de salvarle la cara a Olvido.  ¿A caso la grabación de su masturbación no constituye un recurso enunciativo performativo?.

El hecho de masturbarse se realiza en el instante mismo en el que se emite o grava el enunciado, no se describe un hecho, sino que se realiza la acción. No hay duda de la sinceridad o interpretación de la enunciadora/enunciataria Olvido.

Masturbarse es una cosa, pero la utilización de dispositivos de grabación lleva implícito lo que la antropóloga Paula Sibilia denomina el show del yo. El alcance de la  difusión del contenido, ya sea para un solo espectador  (supuestamente su marido) o para toda la red es una anécdota, es la espectacularización de la acción lo que convierte al acto real convertido en virtual en una manifestación de la histeria exhibicionista digital en que nos hallamos inmersos.

Qusiera o no, Olvido entro en el juego, podía haber empleado una mise en scene más aristotélica, ( tipo Bagdad) un escenario en el salón de su casa donde realizar el show que quisiera para su marido, su cuñado o el vecino del quinto. Pero lo suyo no es puro teatro, grabó el acto y ahí cambió totalmente las reglas, se desdoblo en imagen especular virtual permanente ( no es lo mismo si utilizara un espejo, que yo sepa no tienen memoria, ni están conectados a internet, aunque hoy día todo es posible).

 Se iconizó, se convirtió en imago de si misma para que lo que funcionara desde el punto de vista del deseo fuera, no ella, sino su imagen. La imagen se crea para ser contemplada por otro, a no ser que quisiera entrar en un compulsivo y perverso  juego narcisista.

. (ver mis posts PORNO - CHIC: Deslizamientos peligrosos del discurso publicitario y Síndrome DAAD -De Atención Analógica Disminuida y Jennifer López-)


 Vivimos un autentico  festival de vidas privadas

Facebook, Web 2.0 , blocs,…. la proliferación de los reality shows en la televisión, las biografías en el mercado de libros y de los documentales en primera persona en el mundo cine, entre otros.

 Siguiendo a Sibila, hoy  a diferencia del siglo XVIII en el que se separo lo público de lo privado, la intimidad prácticamente forma parte del espacio público. La autora sostiene que dentro de esas tecnologías ser célebre se presenta como la máxima a la que todos debemos aspirar. Una anónima concejala de no sé qué pueblo, que se siente mal aprovechada dadas su cualidades físicas, decide ser celebre "para su marido".

Los dispositivos de grabación, reproducción y difusión actuales vinculados a Internet, lo han convertido en un “gran laboratorio” que permite experimentar y diseñar nuevas subjetividades; es decir, nuevas formas de ser y de estar en el mundo. Y la concejala decidió hacer realidad su fantasía de pornostar.
                                           Paula Sibilia CCBB
Este blog no es ajeno a este síndrome, no el de pornostar, sino el de convertir en éxtimo lo íntimo. Solo me salvo porque no hablo de mi.

Albert Pérez Novell

Comentaris