El Neopopulismo de gomina. Lo que Mario esconde

Una de las posibles derivadas políticas de lo que llamo Capitalismo Gaseoso es la aparición de líderes  que vehiculen discursos que no perteneciendo al populismo clásico si participen de algunos de sus ingredientes.

Tal es el caso de MarioConde con su Sociedad Civil y Democracia SDC. El nombre sintetiza todo el substrato ideoléctico que transpira el discurso del ex banquero. (ideoléctico: la substitución de  lo ideológico por lo signico, la idea por aplicación técnica).

El artefacto político que se construye es manierista (a la manera  de ) y, en todo, parece homologable a lo político que ha sido  substituido por el Gran Mago-Mario  por lo semiológico, el contenido por la marca, el programa por la mercadotecnia. No es muy distinto del modelo que utilizan todos los partidos, la gran diferencia estriba en que los tradicionales, como mínimo, pueden presentar una trayectoria y  unos resultados a veces positivos, otras negativos y una tradición de pensamiento a la que amenudo traicionan.

Como apunta Mario que actuará:

Mediante la creación de un proceso de fantasmagorización de lo político. La creación de constructo semiótico gestado, sólo, mediante la significación construida en torno al mismo.  El proceso es sencillo de desvelar: Se crea un discurso mediante una diferenciación ya no basada en unas raíces, características o cualidades ideológicas , sino obtenido como resultado de una producción semiótica muy estudiada y basada sobre elementos más emocionales que racionales y que estan mal digeridos en la calle:

Unidad de España, orgullo patrio frente a imposiciones europeas, los partidos como nido de ladrones, el euro como forma diabólica que nos atenaza.

La puesta en escena del primer miting de presentación de la candidatura ya apunta maneras. Lejos del encorsetamiento de los tradicionales lideres parapetados detras de su atril, Mario (star) utiliza el micro de mano y se mueve por el escenario en un formato mixto entre Steve Jobs y Chiquito de la Calzada. sin alcanzar las cotas de excelencia comunicativa de Escrivá de Balaguer, este miraba hacia arriba como Obama y Mario se empeña en buscar algo en el suelo como si hubiera perdido las llaves.

 
Mario, hace protagonista al pueblo, lo que él llama sociedad civil que queda menos populista y más acorde con los movimientos ciudadanos de protesta, seguido del significante  democracia que es, de momento, imprescindible.

Y a quien no le gusta esta propuesta. Yo mismo, siempre he sido partidario del protagonismo de la sociedad civil, incluso en la transición y en aquel momento se me tachó de reaccionario por parte de los llamados a construir la tecnoestructura política que desde entonces nos ha gobernado. Las asociaciones de vecinos, los centros populares, etc, prácticamente desaparecieron o quedaron en la órbita de los nuevos y flamantes partidos políticos.

Hoy, inmersos en una larga crisis no sólo económica, sino de ideas y de principios vertebradores de una madurez política, una propuesta como la de Super Mario Conde  (truhán y señor) que acusa de ladrones a los políticos, lo que es una muestra de que el cinismo vende, con un programa inspirado en el Tea Party, pero no orientado a crear un movimiento social que estaría más acorde con lo que predica, sino un partido, financiado por él y orientado por el OPUS,  que se presentará en Galicia (Pontevedra) (no puede aspirar a presentarse en todo el Estado).


Galicia, porque es donde nació, aunque reside en Andalucía,  Galicia le viene al pelo y a la gomina. Galicia es una comunidad donde el PP ha gobernado desde el inicio de la democracia, salvo un paréntesis de coalición entre socialistas y nacionalistas (2 de agosto de 2005 y el 16 de abril de 2009) que obtuvieron mayoría por un solo escaño y esto con un Fraga medio moribundo. Al PP que aparezcan partidos en sus alrededores que comulguen con sus ideas, naturalmente le molesta, pero puede ser el colchón salvador para que los votos que pierda por el desgaste se queden en casa amiga y si además araña votos a PSOE  mucho mejor. Lo mismo que el caso Cascos en Asturias, aunque, con seguridad, menos políticamente torpe.
Además Galicia pertenece al grupo de las llamadas Comunidades Históricas las que asparaian a tener un estatus diferencial antes del "café para todos".
Los impulsores de SDC, tanto Mario Conde como Daniel Movilla son hombres provenientes del business y el márqueting, y su propuesta no es el populismo casposo del Gil, ni, como pasa en Europa, augura el advenimiento de un partido neofascista, lo que distingue favorablemente a España de los barbaros del norte que nos imponen sus criterios económicos. ¡Cuidadin Albert, no sigas por ahí, que te pareces  a Súper Mario ¡
El populismo de gomina es distinto, más pegajoso, como aquellas cintas atrapamoscas de la posguerra. Pretende ser regenerador, nacionalista, centralista, fuertemente excluyente con las lenguas de las nacionalidades históricas y con las propias nacionalidades, y ya veremos si excluyente con el otro (el inmigrante). Pero tanto la puesta en escena como el sustrato discursivo es distinto, es más amable y especialmente razonador, es lo que tiene el Márqueting, capaz de hacer aparecer como algo a la purita nada.

Albert Pérez Novell

Comentaris