Ves al contingut principal

Independentismo Vintage


Bajo el lema "El 11 de septiembre marchamos sobre Barcelona.
CATALUNYA NUEVO ESTADO DE EUROPA", la Asamblea Nacional Catalana ha convocado una manifestación para reivindicar el derecho a la autodeterminación de Catalunya, pidiendo sin ambages directamente la independencia.
Considero que es suficiente motivo para reflexionar un poco sobre el concepto de Independencia en el siglo XXI, dentro de las limitaciones de un post y sin entrar en la coyuntura de la noticia, aunque es muy reveladora de cierto desconcierto. Reivindicamos lo in (pacto fiscal) simultaneamente a lo out (independencia). Muchos políticos dicen que no iran a la mani , pero automaticamente instan al público a participar masivamente.(yo no voy, pero que no falte nadie).


El Estado-nación:

El Estado ha pasado por diversas fases, digamos, de popularidad. Hace pocos años, para determinada izquierda,  era el enemigo al que debía derrocarse, encarnación de todas las perversiones neocapitalistas (El Leviatán) y ahora lo reivindicamos como la única baza que nos queda para poder hacer frente al tsunami globalizador encarnado en los mercados financieros. 
Los que nos formamos políticamente  en la era de Estado depredador, represivo y bebimos  de las fuentes contraculturales , entre otros, de  Marcuse. Despues, leyendo a Foucault, no percatamos que el dominio del Estado se ejercia más por consentimiento que por represión.  Provenimos, en definitva, de una época en que las decisiones políticas eran decisiones económicas. Algunos se empecinan en no ver que esto ha cambiado y esperan que el Estado corrija la situación aplicando métodos políticos, Keynesianismo para contrarrestar a las políticas del puro mercado, etc.. 

Hace unos años todo parecía intervenido por el Estado, pero ahora en la era del capitalismo gaseoso este poder que era capaz de financiar y poner en práctica todo tipo de políticas económicas se ha evaporado y ahora es el propio Estado al que hay de financiar y promover.
En la situación de crisis en la que estamos inmersos aparece el miedo y nos gustaría que el papá Estado estuviera, como antes, a la altura de las circunstancias y presentara batalla a los mercados, a los bancos, a los especuladores y evasores, poniendo barreras al desaguisado especulativo global.
Además, para  acabar de complicarlo, estamos en una situación de construcción europea que implica una deconstrucción del Estado-nación, especialmente a partir de la creación de la moneda única el €. La parte más importante de la soberanía del Estado, la capacidad de acuñar moneda, devaluarla, etc.,  es decir su  independencia económica, nos parece que perdemos referencias fuertes y no ganamos de nuevas.

 Al contrario de lo que muchos piensan, la crisis está actuando como catalizador de esta construcción, está forzando una unificación de políticas públicas (control de presupuesto, inversión pública, etc.)  como nunca se había producido en la UE desde sus albores. (Lo censurable no es el qué sino el cómo se está haciendo)

El Estado una vez perdidas sus esencias económicas, y el control externo, sólo le queda el control interno político y cultural (represión - cosentimiento) y a ello se aferra encarnizadamente. Ejemplo; por más que aparente Rajoy que negocia con Europa, esta al dictado como todo quisqui en la UE, y en política interior, aprovechando su mayoría absoluta se aferra, no sólo a no soltar según qué clase de prenda autonómica, sino a reconstruir un nuevo centralismo.( El centralismo a diferencia del federalismo no puede ser, por definición, asimétrico y esto preocupa a algunos y euforiza a otros)

El juego de las identificaciones:
Así como lo norteamericanos identifican como su nación  a América (la nación americana como sinónimo de EEUU) y el estado al que pertenecen, desde Alabama  a Wyoming,  lo ven  como una circunstancia administrativa. Los europeos lo hacemos al revés nuestra nación es España, Alemania, o Italia… y Europa una circunstancia administrativa.

Como si los Estado-nación no fueran construcciones sociales y formaran parte del estado de naturaleza roussoniano. A la mayoria de los catalanes ( los nacidos en Catalunya y segundas y terceras generaciones de inmigrantes) les pasa lo mismo con España, no la sentimos como nuestra nación, es una circunstancia histórico-administrativa que nos impide la autorrealización como sujeto histórico  de pleno derecho, es decir como Estado.
El Estado-nación ha ido perdiendo buena parte de su poder, confrontado como está con flujos globales de capital, de producción, de comercio, de gestión, de información, de comunicación y del crimen de las mafias internacionales.
 
El Estado es cada vez mas inoperante en lo global y cada vez menos representativo en lo local. Los mercados, globalizados, ya no necesitan al Estado, como fue el caso en particular del proceso de industrialización en los dos últimos siglos y los entes locales con personalidad nacional perciben en esto un resquicio de oportunidad.

La nación también es un constructo pero más enraizado y sustentado en profundos elementos culturales, incluso étnicos,  de un determinado colectivo, ahí radica su fuerza, pero ¿cómo ejecutarla en la praxis, mediante que mecanismos la ponemos en valor?.
 
El futuro:

Igual que es un misterio si hay vida despues de la muerte, no sabemos si hay Estado despues del Estado-nación.

¿El modelo de futuro será el Estado – Red del que habla Castells?. Si es así, lo interpreto como un conjunto de naciones que se articularan más allá del corsé de los viejos Estados nacionales, para la praxis política, económica y social. El modelo será transversal y de abajo a arriba, al revés de cómo se ha producido hasta ahora.



Ante una España con una mayoría de comunidades improductivas, ante una mal entendida y obligada solidaridad interregional (si es obligatorio no es solidario), es necesario diseñar nuevos modelos de interdependencia desde la independencia.
Estos modelos deberán trascender la tradicionales fronteras del Estado – nación para crear nuevas fórmulas que permitan el desarrollo en función de determinadas variables. En este sentido sería muy coherente la creación de un clúster Catalunya-Langedoc, con dos capitales importantes Barcelona y Toulouse, en el que se daría una perfecta combinación de industria aeronáutica con servicios tecnológicos complementarios. Igual que un clúster Barcelona – Madrid sería muy potente. Pero ambos con el mismo status y con independencia de pertenecer a un antiguo territorio intra o inter estatal.
Europa deberá entenderlo, pese a que aparezca ahora como el nuevo Mega-Leviatan que nos engullirá a todos con nuestras peculiaridades y diferencias.
Pero el viejo Estado se resiste y presentará batalla hasta el final contra, lo centripeto y lo centrifugo, que pretende deconstruirlo desde fuera y desde dentro.

Mientras vemos si será este u otro el camino que seguirá la Historia, el papá, o mejor dicho el abuelo Estado-nación, es el único referente que tenemos para la construcción de una identidad y de una praxis política autónoma.

A pesar, como he apuntado anteriormente, que el contexto del siglo XXI apunta hacia organizaciones con mayor capacidad de adaptación, más interdependientes que independientes, nos empeñamos en sacar del baúl de los recuerdos del abuelito Estado, sus trajes, discursos  y banderas reivindicativas.
El vintage nos sienta bien porque  nos reconocemos en él,  nos presentamos como iguales al viejo Estado, aunque sólo sea en el orden del discurso y la estética. Y para hacerlo todo más patriótico y cañí,  aparecen nuevos fantasmas retro como elcoronel Francisco Alamán Castro que ha amenazado con una intervención militar en Cataluña si proclama la independencia. Mientras, desde Bruselas,  Barroso dice que  la independencia de Catalunya no seria una problema interno de España sino que la solución  se debería encontrar y negociar en el marco legal internacional.

Quizá no tengamos otro remedio mientras los Estados sigan con su intransigencia, no son tiempos para inventar sino para reciclar y reivindicar el mismo modelo, liarnos en la senyera como la chica del poster y proclamarnos más patriotas que el coronel Alamán. Ya se que es poco glamuroso e innovador, pero es lo que hay.

Albert Pérez Novell

Comentaris

  1. Desde luego, pienso que urge desmantelar los viejos Estados-nación de corte napoleónico y su ridiculísima pretensión de eternidad, indivisibilidad e inmutabilidad. Entidades que se han enrocado en unas falsas historiografías para justificarse como esenciales i necesarias.
    Estos Estados son la gran enfermedad de la UE. Una enfermedad que será difícil de erradicar, porque la UE ha sido construída a partir de ellos, no a pesar de ellos.
    Considero que la aparición de Estados "nuevos" (sin la carga simbólica de los Estados napoleónicos, aunque tengan también su simbología nacional) ha representado una bocanada de aire fresco para la UE. Eslovenia, Eslovaquia y las Repúblicas Bálticas, sin dejar de ser nacionalistas, me parecen mucho más dinámicas y adaptables que los viejos mastodontes como Francia, Alemania, Italia, España o el Reino Unido.
    En mi opinión, una (improbable) independencia de Catalunya pondría más en cuestión los prejuicios de los viejos Estados-nación y facilitaría un poco más la unión política de la UE, basada en una reorganización interna más eficiente y, consecuentemente, más útil para todos. La inevitable simbología nacionalista que adoptaría sin duda la Catalunya independiente, no dejaría de ser una anécdota decorativa. Una más entre tantas.

    ResponElimina
  2. Totalmente de acuerdo con tu reflexión. Una Europa construida sobre unidades nacionales articulables seria un modelo mucho más competitivo en una economía globalizada. Lo difícil será que los mastodontes Estado lo permitan.

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

En Catalunya todos somos Gary Cooper

¿Qué iluso pensaba que Europa iba a acompañar a Catalunya en este proceso?
Europa es un club de Estados que no solo no nos ayudará, sino que no mediará, ni facilitará la mediación. No esperemos nada hoy del parlamento europeo dominado por el grupo popular.

Debemos tener claro, que vivimos en un entramado (sistema) económico, donde los Estados asumen un control directo de la administración social, al dictado de los mercados y estos actúan según índices de las Agencias de Calificación. Creer que, en este entorno, hay espacio para que obtengamos ayuda en nuestro proceso, es leer mal la historia y el contexto. Es bueno recordar lo que nos contaba Bauman sobre el huevo de la serpiente: “la cara oculta de la sociedad en la que vivimos, se manifiesta en contadísimas ocasiones pero, cuando lo hace, deja desenmascarada la violencia y demás aspectos negativos que han sido utilizados, al mismo tiempo, a lo largo de la historia para la formación de la propia estructura social” .

No quiere decir que d…

Las Monadas: El secreto del Planeta de los simios, ( ciencia ficción, politicamente incorrecta)

A mediados del 2º milenio, en el tercer Planeta de la Estrella Sol de la Vía Láctea,  se verifica la existencia de una especie dominante los simios y otra dominada el hombre.

Historia de una involución: El Planeta de los Simios (francés:La Planète des Singes) es una novela de ciencia ficción escrita por Pierre Boulle, publicada por Editorial Julliard en 1963.

En 1968 fue adaptada al cine en la película El planeta de los simios de Franklin Schaffner.


En el siglo quinto del segundo milenio, una nave espacial procedente de la Tierra, realiza un aterrizaje forzoso en un planeta desconocido. Los astronautas, al mando del coronel George Taylor (Charlton Heston) inspeccionan los alrededores y descubren que en este planeta los seres inteligentes y especie dominante son unos simios que comparten características físicas con los chimpancés (científicos), gorilas (militares) y orangutanes (religiosos y políticos) de la Tierra, pero que han desarrollado una civilización antropomorfizada y militariza…

Ser librero en tiempos de cambio

Mientras  en España nos deprimimos pensado que no vale la pena ser librero                   
¿Qué pasa en USA?:

Pues resulta que la American Booksellers Association tiene una sección en su página web llamada IIndependent Bookstores Are Thriving, en la que se pueden leer titulares como "Las librerías independientes están prosperando", " Amazon no mató a las librerías. Están volviendo." La palabra prosperar aparece media docena de veces en esta lista; regreso cinco veces; levantarse cinco veces; y sobrevivir cuatro. A medida que uno se desplaza hacia abajo de la páginala narración que se despliega es de resiliencia, una historia de ganancias y triunfos sobre una serie de enemigos, cada uno más feroz que el último (las cadenas, las grandes tiendas, Amazon). Para un librero, es difícil no sentirse con estos datos un poco reconfortado sobre sus probabilidades, un poco más orgulloso de su elección profesional. Esta lista les convence como libreros, de que son supervivient…