Ves al contingut principal

De la democracia de masas a la posdemocracia del yo. (del hard al soft)


Cualquier tiempo pasado sigue estando presente, aunque su razón fundamental de ser este periclitada.(Albert Pérez Novell)

Siguiendo la línea  iniciada en mi anterior post, Vivir en tiempos posdemocráticos y enlazando con la reflexión de Ignacio Muro en Poli-TIC El anarcocapitalismoy las utopías del hombre libre. . Intentaré reflexionar sobre esta fase de transición en la que nos encontramos y ver su lado positivo

  • La sociedad de masas (en transición),  que caracteriza (/ ba) a la fase del capitalismo Industrial (en transición), era (/es) productora de determinados instituciones que funcionaban con una lógica que ahora no encaja en el marco socio-económico general.
  • La producción en serie, el consumo masivo y estándar, necesita (/ba) de organizaciones productivas (fabricas) que, para ser eficaces, se estructuraban a imagen y semejanza del Ejército y la Iglesia. 
  • El modelo jerárquico era (/es) el que cohesiona (/ba), da (/ba) sentido e induce (/ía) eficiencia a un modo de producción, (Taylorismo). Muchos son los que se muestran convencidos de que la jerarquía es inevitable. En una sociedad cuyas instituciones básicas — desde las escuelas a las fábricas— están basadas en la jerarquía, el intento de cambiar el concepto está, probablemente, destinado al fracaso. La jerarquía en la producción, está tan asumida en el sistema, que hasta los sindicatos no la cuestionan, ni la han cuestionado nunca..

A estos recalcitrantes quizás les convenga conocer experiencias capitalistas, nada revolucionarias,  pero si muy reales, como la de  Gore-Tex, su éxito no está en la “magia” de los materiales que inventa sino su estilo de gestión: no hay  jerarquía alguna dentro de la empresa, todo el mundo puede hablar con todo el mundo y no existe nada parecido a un supervisor, un jefe o esa entelequia llamada vicepresidente, según relata Management Exchange. Con estos mimbres o, mejor dicho, sin estas rémoras la empresa está presente en 30 países, cuenta con una plantilla de 9.000 empleados y factura 2.300 millones de euros al año.  

  • Este modelo, también se refleja (/ba)  en las formas de producción mediática, donde filtros profesionales que obedecen (/ían) a intereses empresariales y de marca, eran/son  los encargados de construir el discurso social, los periódicos no eran (/son) más que fabricas de noticias con sus rutinas y organización muy jerarquizadas.
  • Era/es un momento en que la representación política por delegación era/es la única forma  construir el sistema, de cohesionarlo, encauzando sus demandas y reglamentaciones de forma eficaz, era/es el momento de la democracia de masas.
  • La cohesión por la comunión era (/es) lo que tenían (/nen) en común todos estos estamentos, los ritos obedecían a esta forma de organización comunal. “La comunión de los Santos” como paradigma doctrinal eclesiástico era/es el núcleo del  armazón social  en la democracia de masas.  La comunión y sus ritos, junto a la dilación en el tiempo de los procesos, obligaban (/an) a delegar funciones de representación,  a esperar pacientemente resultados.
  • Juntos asistíamos (/timos) a la ceremonia democrática de ir a votar, juntos íbamos (/vamos) a cine, al teatro, para consumir ocio cultural, la familia se reunía (une) entorno a la Tv para comulgar con una o varias cadenas, algunos, a demás, iban (van) a Misa.
Lo que los franceses llaman el melieu social de relación y comunicación ha cambiado,  condicionando nuestros hábitos, nuestra manera de entender  y de relacionarnos con el mundo.

Un momento en que la descentralización de los instrumentos, que antes daban cohesión y sentido a un modelo de sociedad de masas, están dando paso a una etapa donde lo que florece es el individualismo responsable, capaz de compartir, incluso más y mejor que en momentos de cohesión desde lo social.

Etapa en que la comunicación es más directa y menos jerárquica, que nunca, en la que podemos expresarnos sin mediación jerárquico-institucional alguna, donde los actos que acaban siendo de masas se convocan, se des convocan y replican desde el yo y mis instrumentos (iphone, tablets, etc..) a la velocidad de Twitter, tanto da si es  para un botellón, como para una manifestación contra los desahucios.

Una etapa donde las ideologías hard propias de un momento en que las convicciones debían sustentarse en modelos fuertes de amplia comunión y de tradición "solvente", están dando paso a las ideas soft que se hacen y deshacen a velocidad de vértigo. Las ideas están, cada vez más, pegadas a las cosas, a los hechos y cada vez menos a las ideologías.  

  • Toda esta capacidad comunicativa e inmediatez en la acción,  ¿es un espejismo democrático?, como parece que nos indica Ignacio en su post.
  • ¿Debemos contemplarla como un peligro o una oportunidad de crear un sistema más tranparente, mas cercano al individuo?.
  • Gestionar con menor dilación los temas que nos incumben a todos, destruyendo cualquier atisbo de corporativismo en el núcleo de lo público, ¿es bueno?, o puede desembocar en procesos retrógrados involucionistas que liberen artefactos  de representación ur-fascistas (fascismo eterno) como dice Umberto Eco, refiriéndose a Berlusconi y Forza Italia, o la más reciente  El Pueblo de la Libertad
No tengo la respuesta, pero todo apunta a que se generaran nuevas formas de expresión de del individualismo responsable, que, por ejemplo, el nuevo periodismo dejará de gestarse, sólo desde la fabrica, abandonará  la marca, para pasar a autogestionarse como forma alternativa de canalización,  centralización y cohesión profesional del discurso distribuido que se gesta, en la vida y en el cosmos de Internet.

Nuevos movimiento querrán asumir la representación, pero la ausencia de dilación, la velocidad de comunicación, la nueva cultura de la intervención desde el yo y mis instrumentos, ara que estos sean más fácilmente substituibles. 

Los partidos herederos de fórmulas organizativas e  ideológicas de los siglos XIX y XX, se desprenderán de lo poco que les vincula a este pasado, para pasar a ser organizaciones menos jerarquizadas y con mayor  conexión con el melieu. En la medida que sean capaces de asumir el nuevo paradigma soft, actuando de acuerdo a las demandas en tiempo real del entorno, y menos con su propia lógica interna,  podrán mantener su posición representativa, ejerciéndola más eficazmente, aunque con menor independencia.
Al  neoliberalismo del Hombre de Hojalata sin corazón,  debe anteponerse un neoindividualismo reponsable,  como forma nueva, no vinculada a formas tradicionales periclitadas, de relacionarnos y construirnos como sujetos sociales.

Una nueva forma, que fundamente su fuerza en el individuo-responsable, que partiendo de la resolución adecuada de lo cotidiano, se oriente hacia producción de lo social con una mayor involucración del    yo-responsable, que no se esconda en la irresponsabilidad de un difuso nosotros.

Presentar el nuevo escenario, que justo iniciamos, como distópico, es un error;  advertir de sus riesgos, un acierto.

Albert Pérez Novell

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Un sector fracasado

El volumen de libros almacenados en España procedentes de devoluciones equivale a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
Es insostenible que en pleno siglo XXI (llevamos, aunque no los parezca, 16 años en él) en el sector del libro se perpetúen situaciones como que los almacenes tengan prácticamente sin rotación más de un 60% de sus existencias, los retornos continúen siendo superiores al 50 % o que todavía haya librerías que hagan sus pedidos por teléfono.
Como indican los informes del propio sector y destaca Manuel Gil en su blog de referencia: “El gap entre libros producidos y vendidos es de unos 100 millones anuales en España… El cálculo que hace unos días contrastaba con otros consultores es que hoy se puede almacenar una cifra cercana a los 700 millones de ejemplares”. Lo que equivale a un volumen de libros igual a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
En este …

El negocio de la librería = a fracaso, ¿por qué?

Cuando entramos en un negocio, sea librería, restaurante, tienda de moda sabemos o intuimos  de antemano si están condenados al fracaso o no.
Yo reconozco fácilmente que librería cerrará en 1, 2 o tres años y aquella que, no sólo no cerrará, sino que se enfrenta a un brillante futuro.
Ese es el sentido quiero exponer modelos reales de éxito como el que emprendieron  hace unos 5 años Jeff Mayersohn y su esposa  Linda Seamonson , al comprar y reconvertir el modelo de la vieja libreríaHarvard de Cambridge,  ciudad donde cierran más librerías que Starbucks se abren en China. (situación: 1256 Massachusetts Avenue Cambridge, MA 02138).
Jeff Mayershon amante apasionado de los libros ha sido cliente de Harvard durante 30 años, recientemente retirado del mundo de la tecnología él y su esposa Linda se embarcaron en esta locura. ¡¡¡Comprar una librería!!!
Jeff y Linda, ingenuamente optimistas, se embarcaron en esta aventura en estos días oscuros de  recesión, a la sombra de Amazon, y con los libros …

Retomo el título de un artículo del amigo Ismael Nafria, en El Español:” Y el ‘reality’ se hizo realidad”

Lo retomo bajo otra perspectiva:
La situación es la siguiente: ¿cómo Hilaria, como la llama Villalobos, con todo es sistema a favor, los mass media escritos y audiovisuales más importantes, que no solo atacaron sino que censuraron las medias más homologables que proponía Trump en su programa (ver: Le Monde Diplomatique,  artículo de Ignacio Ramonet), toda intelligentsia, y todo el glamour Hollywoodense a favor, no consiguió ganar?.
Y ¿como Trump, con todo esto en contra, inclusos su propio partido, y aparentemente él mismo con sus declaraciones y escándalos,  si lo ha conseguido?.


Hipótesis: Se barajan varia hipótesis:
 1) Que el ciudadano castigado por la crisis ha votado una alternativa, aunque represente a priori la antítesis de sus intereses, ¿Porque lo ha hecho?.
2) Que Hilaria no conectaba con los votantes.
Yo lanzo una tercera: Tiene más peso los mensajes anticulturales de los realitys basura, que toda la reflexión sesuda y directa de los media supuestamente serios. La opinión no so…