Ves al contingut principal

Marx return. Muy bien!!, pero quiero ser explotado

En la época de vacas gordas, algunos, nos creímos el simulacro de un  discurso interesado del management moderno, que considera el factor humano de la empresa como uno de los activos de mayor valor. (Capital humano). 
¿Buena fe?: Como el excedente se repartía más generosamente, IPC + 1 o 1,5 cada año, en la subida de los sueldos, nos creímos que  habíamos encontrado el camino fácil hacia un cierto equilibrio en el reparto,  olvidando  el auténtico ADN del sistema.

El reparto del poder del que algunos hablábamos y teorizábamos, e incluso contribuimos a su implantación, se evidencia como una ficción, lo único que importa es el reparto del excedente.

Defendíamos conceptos como empoderamiento, ceder poder a cambio de compromiso, es decir, la ficticia  participación en el poder del empleado. Decíamos: los empleados deben encontrar formas de usar su conocimiento y habilidades para que sucedan cosas buenas, y  añadíamos  que el temor a la pérdida de poder por parte de la gerencia es la mayor barrera al empowerment de los empleados.

Pero que empoderamiento, ni qué narices, en los tiempos Neodikensianos a los que nos vemos abocados, no caben frivolidades de este tamaño. ¿Como vamos a pedir a los empleados tamaño dislate?. Se acabó el chollo del discurso democrático en las organizaciones.

Los progres, tendrán que volver a ejercer de progres, como antes, no de reformistas neoprogres-ejecutivizados.

La crisis está poniendo las cosas en su sitio y este capital humano se nos presenta como lo que en realidad ha sido siempre “una mercancía”. (Marx return). Una mercancía hoy excedente, que no encuentra mercado que la compre transformándola en empleo.  Tan escaso es el empleo, que quizás sorprendería a Marx alguna reacción en la linea del titular, prefiero ser explotado a vivir en la indigencia.

La evidencia: el lamentable espectáculo de la desregularización del mercado del trabajo que está introduciendo el gobierno de España, que sólo obedece a los intereses espurios del empresariado más cutre y con menor proyección internacional de Europa.

Como, según dicen, no podemos devaluar el euro, devaluamos el país. Lo que se traduce, fundamentalmente, en una devaluación de las rentas del trabajo, entre otras cosas, como servicios sociales, cultura, etc…. Así el país y sus empresas se vuelven más competitivos, porque los empresarios compran una mercancía más barata (mano de obra), para así obtener  mejores plusvalías o mantener  a las que están acostumbrados.

¿Donde está la apuesta del empresariado español por marcar la diferencia competitiva?:
  • Ofreciendo un producto o servicio con alto valor añadido,  que puedan resistir los embates de la competencia a través de fuertes barreras desarrolladas a partir de la generación de ventajas competitivas  y la  innovación. 
  • Ni hablar!!,  aquí la mejora de la competitividad sólo se ha basado en el abaratamiento de la mercancía mano de obra  y del despido para recambiar mercancía cara por barata, no en la innovación.
Lo demuestra el  hecho,  de que no sólo no se ha creado empleo, sino que lo ha destruido a una velocidad de vértigo. ¿Porqué? Pues muy sencillo: porque las empresas pueden ahora desprenderse  más fácilmente  de la mercancía humana cara (os acordáis  la de convenios anteriores, si, con antigüedad y estas cosas tan molestas)  y comprar o alquilar otra más barata, con sueldos de hace 20 años.

Esta destrucción de empleo hace que el ejercito industrial de reserva de mano de obra (l@s parad@s, Marx dixit)),  retroalimente esta espiral a la baja del valor de cambio de esta mercancía. Os acordáis cuando nos quejábamos de los sueldos mileuristas, hoy parece que lo hemos olvidado; los mileuristas, milagros del neoliberalismo, se han convertido en los afortunados. 

Ahora aparece Europa con el contrato único que apunta a más y peor de lo mismo. Faltan detalles, pero bajo la apariencia de romper con la dualidad española  entre contratos fijos y temporales se presenta un único modelo, aparentemente fijo, pero con renuncias que  nos retrotraen al sistema imperante antes de la 2ª guerra mundial.

Directamente emprenderemos un viaje en el túnel del tiempo que, en cuanto a prestaciones sociales, nos llevará  al siglo XIX.

Contrato fijo, y barato, pero despido sin indemnización, sin causa objetiva, y sin límite, no hará falta ya poner coto a los ERE, ahora se podrá despedir colectivamente sin indemnización, ni costes para la empresa, ni la SS.


En paralelo se nos vende un  New Deal europeo para combatir el paro juvenil, junto, según noticia de hoy, a una amenaza de tutela férrea por parte de Bruselas de la economía española, lo que hace presagiar los peores augurios de más intervención. 

Pero, no seamos pesimistas, quizás vienen a poner coto a la chapuza del gobierno y cambian el desaguisado del rescate a Bankia, Como la canción de los Panchos "Lo dudo, lo dudo ,lo dudo. Premonitoria, por cierto: "hallarás mil aventuras, sin amor, pero al final de todas solo tendrás dolor."

¿Habrán entendido bien lo que supuso el New Deal de Franklin D. Roosevelt?, mucho me temo que no. Comienzan por destinar, a tan loable fin, una partida de 6.000 millones de euros, cifra irrisoria, frente a la magnitud del problema.  Según palabras de un portavoz de la CE  lo que se está haciendo es “reinventar la rueda cada pocos meses”. Lo que demuestra que, o no se sabe cómo atajar el problema, posible, o no se quiere, también posible.

No sé, si Marx vuelve, pero quizás ahora lo que le diríamos es, que no nos salve de la explotación, sino,  por favor Sr. Marx deje que alguien me explote, no pido nada más.

Albert Pérez Novell

Comentaris

  1. Radical, el planteamiento,
    Pese al tono irónico y radical, acierta en casi todo.

    ResponElimina
  2. Al paso que vamos, no se???.
    Entiendo la ironía pero espero que no aceptemos la explotación. Lo cierto es que nos estamos convirtiendo en la mano de obra barata de Europa. Si por una parte, se rebajan los sueldos ergo no se estimula el consumo y por otra se facilita el despido, no se bien, donde, ni como acabara este desproposito.

    ResponElimina
  3. Asco de estructura: ¡abajo el sistema!

    ResponElimina
  4. Asco de estructura: ¡abajo el sistema!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Vale!, vale! tampoco hay que exagerar, amig@.
      Deben proponerse alternativas innovadoras. Ya no vale con simplemente romper con todo. o querer cambiar todo, para que todo siga igual

      Elimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

Un sector fracasado

El volumen de libros almacenados en España procedentes de devoluciones equivale a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
Es insostenible que en pleno siglo XXI (llevamos, aunque no los parezca, 16 años en él) en el sector del libro se perpetúen situaciones como que los almacenes tengan prácticamente sin rotación más de un 60% de sus existencias, los retornos continúen siendo superiores al 50 % o que todavía haya librerías que hagan sus pedidos por teléfono.
Como indican los informes del propio sector y destaca Manuel Gil en su blog de referencia: “El gap entre libros producidos y vendidos es de unos 100 millones anuales en España… El cálculo que hace unos días contrastaba con otros consultores es que hoy se puede almacenar una cifra cercana a los 700 millones de ejemplares”. Lo que equivale a un volumen de libros igual a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
En este …

El negocio de la librería = a fracaso, ¿por qué?

Cuando entramos en un negocio, sea librería, restaurante, tienda de moda sabemos o intuimos  de antemano si están condenados al fracaso o no.
Yo reconozco fácilmente que librería cerrará en 1, 2 o tres años y aquella que, no sólo no cerrará, sino que se enfrenta a un brillante futuro.
Ese es el sentido quiero exponer modelos reales de éxito como el que emprendieron  hace unos 5 años Jeff Mayersohn y su esposa  Linda Seamonson , al comprar y reconvertir el modelo de la vieja libreríaHarvard de Cambridge,  ciudad donde cierran más librerías que Starbucks se abren en China. (situación: 1256 Massachusetts Avenue Cambridge, MA 02138).
Jeff Mayershon amante apasionado de los libros ha sido cliente de Harvard durante 30 años, recientemente retirado del mundo de la tecnología él y su esposa Linda se embarcaron en esta locura. ¡¡¡Comprar una librería!!!
Jeff y Linda, ingenuamente optimistas, se embarcaron en esta aventura en estos días oscuros de  recesión, a la sombra de Amazon, y con los libros …

Retomo el título de un artículo del amigo Ismael Nafria, en El Español:” Y el ‘reality’ se hizo realidad”

Lo retomo bajo otra perspectiva:
La situación es la siguiente: ¿cómo Hilaria, como la llama Villalobos, con todo es sistema a favor, los mass media escritos y audiovisuales más importantes, que no solo atacaron sino que censuraron las medias más homologables que proponía Trump en su programa (ver: Le Monde Diplomatique,  artículo de Ignacio Ramonet), toda intelligentsia, y todo el glamour Hollywoodense a favor, no consiguió ganar?.
Y ¿como Trump, con todo esto en contra, inclusos su propio partido, y aparentemente él mismo con sus declaraciones y escándalos,  si lo ha conseguido?.


Hipótesis: Se barajan varia hipótesis:
 1) Que el ciudadano castigado por la crisis ha votado una alternativa, aunque represente a priori la antítesis de sus intereses, ¿Porque lo ha hecho?.
2) Que Hilaria no conectaba con los votantes.
Yo lanzo una tercera: Tiene más peso los mensajes anticulturales de los realitys basura, que toda la reflexión sesuda y directa de los media supuestamente serios. La opinión no so…