Entrades

El mundo cambia, por sí mismo, mucho más deprisa que nuestro deseo de cambiarlo.