Ves al contingut principal

Smart TV

Cuando leemos estas palabras “Smart TV” todos pensamos en un sofisticado aparato receptor de TV, pero nunca lo vinculamos a la emisión, al canal de TV.
¿Será porqué hemos interiorizado que es un oxímoron vincular inteligencia y programas de TV?
¿Existe alguna especificidad televisiva que lo sustente?
¿Es sólo conquista de audiencia?

La televisión como artilugio tecnológico y medio de comunicación pertenece al siglo XX, y como tal está sujeto a unas lógicas productivas vinculadas a la sociedad de masas. No esta la Tv acostumbrada a tratar a su público como individuos, sólo como parte de una masa y esto es lo que ha cambiado.

En el nuevo paradigma mediatico que conforma Internet, no es el volumen lo que debe buscar la Tv y los media en general, sino el valor.

Los altos directivos  de las cadenas  solo entienden de  indicadores: Rating, Reach, Average Time Spent ATV, ATS, Share del rating, Target, Cobertura, Frecuencia, GRP, TRP Target Rating Points, Índices de Afinidad, etc..

La Tv es un Mass-media un medio de comunicación de masas o como apunte en un anterior post, un medio de comunión de masas. Esta es su especificidad y de la lógica productiva que se deriva no puede huir. (De la democracia de masas a la posdemocracia del yo. (del hard al soft))

¿Esta lógica nos condena a la Tele-basura?: Mi respuesta es SI, y matizo: Es indudable el papel que la TV  ha tenido en general y en nuestro país en su contribución a reducir desigualdades culturales, al tiempo que ha promovido un modelo de libertad de apertura, de emancipación. Es un medio perfecto para promover discursos de identidad nacional, por ejemplo, (comunión).

Esta lógica comunitaria enlaza muy bien con el servicio público, información de interés para el ciudadano emitida desde un altavoz mediático. Pero es  indudable que la faceta depredadora de audiencia que subyace en el ADN de la TV convencional, igual puede producir  programas de calidad porque empatizan con una audiencia grande, como programas de ínfima calidad que sin duda si empatizan. Lo primero suele ser coyuntural y normalmente vinculado a cierta dosis de espectáculo intrínseca al medio, lo segundo es connatural al mismo. Es connatural a su especifidad como generador de espectáculo, ahí converge toda su lógica productiva. En el fondo, y poniéndome un pelin maximalista, la lógica subyacente en la producción de una entrevista  de Jordi Evole o Ana Pastor es la misma que en “Ahora caigo” o “Boom!”, por decir algo. En ambos modelos se persigue lo mismo ver como cae o le explota una bomba  light al concursante o el incisivo entrevistador coge en un renuncio al entrevistado, un remix de ambos formatos seria curioso.
Por tanto, la tendencia hacia si queréis llamarlo formato” basura” o quizás mejor llamarlo formato “espectáculo de mejor o peor gusto o calado cultural” es algo que parece  inherente a la TV Broadcast. Es cuando se dice que la TV pública debe corregir este déficit, al no tener tanta dependencia de la rentabilidad comercial vía grandes audiencias. Es el factor correctivo de lo público sobre el mercado libre aplicado a los media, factor que debe ser repensado en los tiempos que corren.


Hacia una Smart TV
La desmasificación simultánea de la producción, la distribución y la comunicación han revolucionado la economía global,  la práctica de las empresa, los países y lentamente se introduce en los media.

Progresivamente, la homogeneidad (comunión) se ha visto sustituida por una extrema heterogeneidad. Todo está cambiando, no sólo en el universo media, estamos en el siglo XXI y ahora es Internet en todas sus vertientes y posibilidades con su modelo participativo e interactivo el que substituye al broadcast.  

¿Lo ha incorporado bien la TV convencional? Mi respuesta es NO. Hasta ahora se ha limitado a  introducir añadidos a los programas vía complementos en internet, (twitter o facebook ..), pero lo importante es generar una interoperabilidad (con todo lo que implica) entre la emisión convencional y la red. Desgraciadamente estamos lejos, no es fácil sólo debe cambiarse de forma de pensar y esto estará más al alcance de pequeñas emisoras locales que de las grandes corporaciones mediáticas.

Seguramente lo que hay que hacer es pensar el canal al revés; partir de que ofrecería en la red y cómo lo complemento con el  broadcast, sin restarle importancia este. Es un ejercicio poco convencional, lo reconozco. Algunos acostumbrados a determinadas formas de pensar dirán que no lo entienden, pero para mí es la única manera de construir Tv diferente, participativa y con audiencia, en todo caso es un esfuerzo conceptual que creo vale la pena hacer.

Teniendo en cuenta que también hay que hacer frente a la migración del público, especialmente joven, que ya ven contenidos y leen más noticias en la web mediante  diversos aparatos que tienen a su alcance que a través del televisor y el periódico impreso, la necesidad comienza a ser acuciante.

Creo en un modelo dentro del paradigma del broadcast que paulatinamente contemple otros modelos híbridos. En estos momentos, o hacemos Tv por internet o hacemos tv convencional donde Internet es un simplemente un complemento de recepción de insumos de los telespectadores y una forma de ver off line los programas.

¿Esta adaptación a las posibilidades de la tecnología en red es suficiente para hablar de una Smart Tv?: mi respuesta es NO. Con esto no es suficiente, hay que introducir, como se está haciendo en otros sectores, modelos de diseño de productos televisivos que partan del acoplamiento del know how de equipos de innovación de diferentes empresas y sectores (no sólo media) que pueden combinar sus activos de una manera sistemática para crear nuevos productos y servicios.

Quizás algún smart- manager, en algún momento, cuando encargue un programa o le llegue una oferta de una productora, comenzará a imponer el criterio de que el concepto base del programa incluya aportaciones que provengan de ámbitos  distintos de los propios medios.

Será preciso crea proyectos y formatos de TV en conexión, generar Iniciativas en conexión, actividades en conexión.

Para generar nuevas oportunidades, nuevos enfoques y nuevas formas de enriquecimiento del medio.

En este punto me atrevo a vaticinar que seran las pequeñas emisoras de TV locales,  las que estan mejor posicionadas respecto a las grandes cadenas que arrastran la remora de la super gran audiencia. Estas televiones de proximidad pueden generar audiencia suficiente y fidelizarla mediante el uso avanzado de las herramientas que la Red pone a su alcance, generando sin duda negocio.

La hibridación y los modelos co- experienciales, colaborativos, cooperativos, cocreativos, coordinados, serán la forma habitual de crear a partir de adaptar, conectar, combinar, unir, renacer, reformatear simplificar, reinventar, fusionar, maridar, repensar la TV de una forma inteligente.

Albert Pérez Novell


Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

En Catalunya todos somos Gary Cooper

¿Qué iluso pensaba que Europa iba a acompañar a Catalunya en este proceso?
Europa es un club de Estados que no solo no nos ayudará, sino que no mediará, ni facilitará la mediación. No esperemos nada hoy del parlamento europeo dominado por el grupo popular.

Debemos tener claro, que vivimos en un entramado (sistema) económico, donde los Estados asumen un control directo de la administración social, al dictado de los mercados y estos actúan según índices de las Agencias de Calificación. Creer que, en este entorno, hay espacio para que obtengamos ayuda en nuestro proceso, es leer mal la historia y el contexto. Es bueno recordar lo que nos contaba Bauman sobre el huevo de la serpiente: “la cara oculta de la sociedad en la que vivimos, se manifiesta en contadísimas ocasiones pero, cuando lo hace, deja desenmascarada la violencia y demás aspectos negativos que han sido utilizados, al mismo tiempo, a lo largo de la historia para la formación de la propia estructura social” .

No quiere decir que d…

Un sector fracasado

El volumen de libros almacenados en España procedentes de devoluciones equivale a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
Es insostenible que en pleno siglo XXI (llevamos, aunque no los parezca, 16 años en él) en el sector del libro se perpetúen situaciones como que los almacenes tengan prácticamente sin rotación más de un 60% de sus existencias, los retornos continúen siendo superiores al 50 % o que todavía haya librerías que hagan sus pedidos por teléfono.
Como indican los informes del propio sector y destaca Manuel Gil en su blog de referencia: “El gap entre libros producidos y vendidos es de unos 100 millones anuales en España… El cálculo que hace unos días contrastaba con otros consultores es que hoy se puede almacenar una cifra cercana a los 700 millones de ejemplares”. Lo que equivale a un volumen de libros igual a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
En este …

El negocio de la librería = a fracaso, ¿por qué?

Cuando entramos en un negocio, sea librería, restaurante, tienda de moda sabemos o intuimos  de antemano si están condenados al fracaso o no.
Yo reconozco fácilmente que librería cerrará en 1, 2 o tres años y aquella que, no sólo no cerrará, sino que se enfrenta a un brillante futuro.
Ese es el sentido quiero exponer modelos reales de éxito como el que emprendieron  hace unos 5 años Jeff Mayersohn y su esposa  Linda Seamonson , al comprar y reconvertir el modelo de la vieja libreríaHarvard de Cambridge,  ciudad donde cierran más librerías que Starbucks se abren en China. (situación: 1256 Massachusetts Avenue Cambridge, MA 02138).
Jeff Mayershon amante apasionado de los libros ha sido cliente de Harvard durante 30 años, recientemente retirado del mundo de la tecnología él y su esposa Linda se embarcaron en esta locura. ¡¡¡Comprar una librería!!!
Jeff y Linda, ingenuamente optimistas, se embarcaron en esta aventura en estos días oscuros de  recesión, a la sombra de Amazon, y con los libros …