Passa al contingut principal

El perverso del pueblo como portador de la verdad

Los vocablos estrella de 2016 fueron posverdad y populismo. El primero se llevó el galardón del Diccionario Oxford; el segundo, el reconocimiento de la Fundación del Español Urgente de la Agencia EFE.

En el anterior post hacía referencia a que las redes propician la emisión de contenidos no contrastados procedentes de emisores difusos y poco solventes. En este me gustaría poner foco en algunos de los emisores que no son tan difusos y de solvencia contrastada en cuanto a sus perversas intenciones.


Los servicios secretos de China, (480 millones de post de propaganda al año) Rusia, el llamado Estado Islámico, etc.. son algunos de ellos, y gastan ingentes sumas en producir intoxicación informativa, lo que demuestra el gran negocio que hay detrás de la fabricación de noticias falsas.

Sites como el estadounidense  The National Report, demuestran como un medio que solo difunde Fake News es enormemente rentable por la gran cantidad de visitas que recibe y la publicidad que atrae.

The National Report, ha perfeccionado el arte de hacer que la gente lea y comparta Fake News que les ofrece. Como declaraba su fundador, bajo el seudónimo de Allen Montgomery, en una entrevista a la BBC:
"El nombre mismo del sitio es parte de la fórmula: tienes que tener un sitio para tus noticias falsas que se vea lo más legítimo posible".
"Obviamente, el titular es clave. La gente deja de leer después del titular y los dos primeros párrafos, así que, si estos suenan como noticias legítimas, puedes hacer lo que quieras con el final de la historia, hasta volverla ridícula".


“Cuando damos en el clavo e impulsamos esas historias, ganamos miles de dólares", dice Montgomery.

Volviendo a la tesis del anterior, sobre la problemática sobre los canales más habituales de información utilizados por los jóvenes y su capacidad de discriminación  entre verdadero y falso.

Canales de consumo de noticias:
En un estudio reciente del Instituto Reuters, se consultó sobre consumo de noticias a  50.000 personas en 26 países, la mitad de los encuestados respondió que utilizaba las redes sociales para informarse. El 30% de los que rondaban los 18 y 24 años aseguró que Facebook y Twitter —y no la televisión— eran sus principales fuentes de noticias. En España las fuentes de consumo de noticias se reflejan en este gráfico:



Capacidad de discriminación entre lo falso y lo verdadero:
En un estudio que publicó en noviembre pasado la Universidad de Stanford, se analizó la capacidad de juzgar la credibilidad de la información que inunda los smartphones, tablets y computadoras de los jóvenes.

Entre enero de 2015 y junio de 2016, administraron 56 tareas a estudiantes de 12 estados. En total, recopilaron y analizaron 7.804 respuestas de los estudiantes.

El trabajo de campo incluyó escuelas de bajos recursos en el centro de la ciudad en Los Ángeles y escuelas bien equipadas en los suburbios en las afueras de Minneapolis.

Las evaluaciones universitarias, se centraron en búsquedas en Internet abiertas, se administraron en línea en seis universidades diferentes que iban desde Stanford, una institución que rechaza el 94% de sus solicitantes, a las grandes universidades estatales que admiten la mayoría de los estudiantes que inscriben.

Según este estudio el 80% de los chicos que iban al instituto no fueron capaces de distinguir un publirreportaje de un reportaje auténtico. Dieron muestras, igualmente, de creerse los posts de Facebook con independencia de la identidad del emisor o de su conocimiento sobre los temas.

La mayoría de los universitarios ni clicaba en los tuits que veía en su timeline para comprobar la verosimilitud de las fuentes de las noticias, ni fueron capaces de establecer una conexión entre los sondeos patrocinados por un lobby y los intereses del lobby en que saliera un determinado resultado en los sondeos.

Estos jóvenes son un objetivo natural de las maquinarias de propaganda masiva de actores tan diversos como China, Rusia, Estados Unidos, el ISIS o determinados partidos políticos locales.

Resulta hipócrita que Donald Trump denuncie la propaganda de otros países y movimientos políticos hostiles en su suelo cuando la CIA lleva décadas lanzando operaciones similares en el suelo de los demás y cuando el mismo es uno de los principales productores de Fake News del momento.

La centralización de las redes:
Cada vez nodos concretos como Facebook y Google tienden a convertir la red (Internet), que nació distribuida, en una nueva red centralizada.

Los algoritmos que sustentan las búsquedas a través de esos motores y plataformas populares no son públicos, haciendo que los resultados de las búsquedas sean inquietantes, cuando no aterradores.

Estos algoritmos de los mega concentradores son los que deciden qué  información recibimos, no seamos ingenuos no es la que queremos, es la que quieren que recibamos.
El 4 de diciembre pasado el periódico británico The Guardian en un artículo, analizaba el carácter tendencioso de los resultados en Google, que es responsable de cerca de 63.000 búsquedas por segundo en su plataforma, lo que corresponde a 5.500 millones de búsquedas por día en este buscador. Son, otra vez, números astronómicos que dan lugar a un poder privado astronómico.

La divulgación de Fake News en Facebook, influyó, aunque no se ha demostrado empíricamente el grado de influencia, en la elección presidencial de Estados Unidos.

Desde el otro lado del espejo: los nuevos media nos miran:
Como apunto hace tiempo el periodista británico Tom Hodgkinson, la CIA no solo investiga, sino que fomenta estas plataformas de generación de conversaciones.

Lo que decimos, las palabras que usamos, los sentimientos que expresamos, nuestros gustos en la moda, por donde y con quien nos movemos, con quien conversamos, como y que conversamos, como, a que y con quien jugamos, como vivimos, comemos, practicamos el sexo, etc...etc…., todo está en la nube. Vivimos en un mundo cloud, etéreo, sin referencias, volatil, en definitiva, gaseoso.

Todo está monitorizado y reconvertido en mercancía, no sólo nuestros datos, sino los de nuestros amigos, novi@s, enemigos, cuñados, el vecino del 3º 2ª, el carnicero, etc…
Un estudio de hace algún tiempo de The Wall Street Journal sobre 100 de las aplicaciones más utilizadas en Facebook reveló que algunas buscan las direcciones de correo electrónico, la ubicación actual y orientación sexual, entre otros detalles, no sólo de los usuarios de la aplicación sino también de sus amigos en Facebook. El popular servicio de llamadas en línea Skype, por ejemplo, pide fotos de Facebook y las fechas de nacimiento de sus usuarios y contactos. 

Ver mis posts:


© Albert Pérez Novell

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

2112, el soliloquio alucinatorio del gobierno Rajoy

El lapsus de Rajoy en su tweet al confundir 21 del 12, día previsto para las elecciones ilegitimitas convocadas por su gobierno, con el año 2112.

A primera vista, parece que Rajoy en su tweet apuesta porque el próximo presidente de la Generalitat sea:

Bromas a parte: Lo de Rajoy pertenece al genero llamado (lapsus de clave). Freud profundizó en la descripción del mecanismo de su formación en su libro llamado Psicopatología de la vida cotidiana (1901)—como una variedad de los lapsus que llamó «lapsus calami»— para significar los lapsus que ocurren cuando se mecanografía un texto y, que en algunos países también es conocido como "error de dedo" (y, con el avance de la tecnología, los que ocurren al escribir en el teclado de un ordenador, de un teléfono móvil o formas afines de comunicación.
Twitter es una fuente de síntomas si observamos los mensajes que circulan por esta, llamada, red social.
Gracias a la Serendipia  que facilita Internet, he encontrado que 2112 es el nombre del …

Consumption cannot be destroyed, like energy, it can only be transformed.

Aquesta crisi haurà canviat permanentment el comportament de compra dels consumidors. Ens deixa com herència compradors més cauts i reflexius. Però existeixen formes de consum que romandran i s’adaptaran a l’aire estoic que no tenim més remei que respirar.

No esperem que el consum desaparegui, tant sols es transformarà (el consum és com l’energia no es destrueix, es transforma).


En aquest post faig un repàs per les tendències i la fauna consumista del moment.

  Com diu Guilles Lipowetsky : El consum esta molt ligat a la seducció, com veurem més endavant: "Lluny de circumscriure a les relacions interpersonals, la seducció s'ha convertit en el procés general que tendeix a regular el consum, les organitzacions, la informació, l'educació, els costums.”. Tambè ens diu: “Cal un consum més responsable, però també invertir en noves tecnologies”.
En aquesta època hipermoderna no hi ha somnis col•lectius, sol ens queda el consum; una millor casa, un millor cotxe, etc..... La generaci…

A la sombra de los signos. “Los Archivos del Pentágono”

La repercusión que he observado en el sector periodístico del estreno de la película “Los Archivos del Pentágono”, me ha llevado a una serie de reflexiones alrededor de ciertos fenómenos que atraviesan las sociedades democráticas, entre otros, la confusión que se ha establecido entre signo y sentido, siendo así que el primero elimina al segundo.

La publicación de los famosos archivos demostró que desde sus comienzos la guerra de Vietnam estaba definitivamente perdida, lo que la convertía en una guerra sin sentido, simulada, lo que no impidió, en nombre del estratégico enfrentamiento a un nuevo foco del comunismo, que se construyera un signo en aras del que se sacrificó  la vida de cincuenta y ocho mil soldados estadounidenses y millón y medio de vietnamitas, incluida población civil.

Algunos aspectos relevantes del film: Este film de Steven Spielbergaborda conceptos como: la verdad, la investigación, situando al periodismo en el centro de la intriga, convirtiendo a estos profesionales e…