Ves al contingut principal

El perverso del pueblo como portador de la verdad

Los vocablos estrella de 2016 fueron posverdad y populismo. El primero se llevó el galardón del Diccionario Oxford; el segundo, el reconocimiento de la Fundación del Español Urgente de la Agencia EFE.

En el anterior post hacía referencia a que las redes propician la emisión de contenidos no contrastados procedentes de emisores difusos y poco solventes. En este me gustaría poner foco en algunos de los emisores que no son tan difusos y de solvencia contrastada en cuanto a sus perversas intenciones.


Los servicios secretos de China, (480 millones de post de propaganda al año) Rusia, el llamado Estado Islámico, etc.. son algunos de ellos, y gastan ingentes sumas en producir intoxicación informativa, lo que demuestra el gran negocio que hay detrás de la fabricación de noticias falsas.

Sites como el estadounidense  The National Report, demuestran como un medio que solo difunde Fake News es enormemente rentable por la gran cantidad de visitas que recibe y la publicidad que atrae.

The National Report, ha perfeccionado el arte de hacer que la gente lea y comparta Fake News que les ofrece. Como declaraba su fundador, bajo el seudónimo de Allen Montgomery, en una entrevista a la BBC:
"El nombre mismo del sitio es parte de la fórmula: tienes que tener un sitio para tus noticias falsas que se vea lo más legítimo posible".
"Obviamente, el titular es clave. La gente deja de leer después del titular y los dos primeros párrafos, así que, si estos suenan como noticias legítimas, puedes hacer lo que quieras con el final de la historia, hasta volverla ridícula".


“Cuando damos en el clavo e impulsamos esas historias, ganamos miles de dólares", dice Montgomery.

Volviendo a la tesis del anterior, sobre la problemática sobre los canales más habituales de información utilizados por los jóvenes y su capacidad de discriminación  entre verdadero y falso.

Canales de consumo de noticias:
En un estudio reciente del Instituto Reuters, se consultó sobre consumo de noticias a  50.000 personas en 26 países, la mitad de los encuestados respondió que utilizaba las redes sociales para informarse. El 30% de los que rondaban los 18 y 24 años aseguró que Facebook y Twitter —y no la televisión— eran sus principales fuentes de noticias. En España las fuentes de consumo de noticias se reflejan en este gráfico:



Capacidad de discriminación entre lo falso y lo verdadero:
En un estudio que publicó en noviembre pasado la Universidad de Stanford, se analizó la capacidad de juzgar la credibilidad de la información que inunda los smartphones, tablets y computadoras de los jóvenes.

Entre enero de 2015 y junio de 2016, administraron 56 tareas a estudiantes de 12 estados. En total, recopilaron y analizaron 7.804 respuestas de los estudiantes.

El trabajo de campo incluyó escuelas de bajos recursos en el centro de la ciudad en Los Ángeles y escuelas bien equipadas en los suburbios en las afueras de Minneapolis.

Las evaluaciones universitarias, se centraron en búsquedas en Internet abiertas, se administraron en línea en seis universidades diferentes que iban desde Stanford, una institución que rechaza el 94% de sus solicitantes, a las grandes universidades estatales que admiten la mayoría de los estudiantes que inscriben.

Según este estudio el 80% de los chicos que iban al instituto no fueron capaces de distinguir un publirreportaje de un reportaje auténtico. Dieron muestras, igualmente, de creerse los posts de Facebook con independencia de la identidad del emisor o de su conocimiento sobre los temas.

La mayoría de los universitarios ni clicaba en los tuits que veía en su timeline para comprobar la verosimilitud de las fuentes de las noticias, ni fueron capaces de establecer una conexión entre los sondeos patrocinados por un lobby y los intereses del lobby en que saliera un determinado resultado en los sondeos.

Estos jóvenes son un objetivo natural de las maquinarias de propaganda masiva de actores tan diversos como China, Rusia, Estados Unidos, el ISIS o determinados partidos políticos locales.

Resulta hipócrita que Donald Trump denuncie la propaganda de otros países y movimientos políticos hostiles en su suelo cuando la CIA lleva décadas lanzando operaciones similares en el suelo de los demás y cuando el mismo es uno de los principales productores de Fake News del momento.

La centralización de las redes:
Cada vez nodos concretos como Facebook y Google tienden a convertir la red (Internet), que nació distribuida, en una nueva red centralizada.

Los algoritmos que sustentan las búsquedas a través de esos motores y plataformas populares no son públicos, haciendo que los resultados de las búsquedas sean inquietantes, cuando no aterradores.

Estos algoritmos de los mega concentradores son los que deciden qué  información recibimos, no seamos ingenuos no es la que queremos, es la que quieren que recibamos.
El 4 de diciembre pasado el periódico británico The Guardian en un artículo, analizaba el carácter tendencioso de los resultados en Google, que es responsable de cerca de 63.000 búsquedas por segundo en su plataforma, lo que corresponde a 5.500 millones de búsquedas por día en este buscador. Son, otra vez, números astronómicos que dan lugar a un poder privado astronómico.

La divulgación de Fake News en Facebook, influyó, aunque no se ha demostrado empíricamente el grado de influencia, en la elección presidencial de Estados Unidos.

Desde el otro lado del espejo: los nuevos media nos miran:
Como apunto hace tiempo el periodista británico Tom Hodgkinson, la CIA no solo investiga, sino que fomenta estas plataformas de generación de conversaciones.

Lo que decimos, las palabras que usamos, los sentimientos que expresamos, nuestros gustos en la moda, por donde y con quien nos movemos, con quien conversamos, como y que conversamos, como, a que y con quien jugamos, como vivimos, comemos, practicamos el sexo, etc...etc…., todo está en la nube. Vivimos en un mundo cloud, etéreo, sin referencias, volatil, en definitiva, gaseoso.

Todo está monitorizado y reconvertido en mercancía, no sólo nuestros datos, sino los de nuestros amigos, novi@s, enemigos, cuñados, el vecino del 3º 2ª, el carnicero, etc…
Un estudio de hace algún tiempo de The Wall Street Journal sobre 100 de las aplicaciones más utilizadas en Facebook reveló que algunas buscan las direcciones de correo electrónico, la ubicación actual y orientación sexual, entre otros detalles, no sólo de los usuarios de la aplicación sino también de sus amigos en Facebook. El popular servicio de llamadas en línea Skype, por ejemplo, pide fotos de Facebook y las fechas de nacimiento de sus usuarios y contactos. 

Ver mis posts:


© Albert Pérez Novell

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

En Catalunya todos somos Gary Cooper

¿Qué iluso pensaba que Europa iba a acompañar a Catalunya en este proceso?
Europa es un club de Estados que no solo no nos ayudará, sino que no mediará, ni facilitará la mediación. No esperemos nada hoy del parlamento europeo dominado por el grupo popular.

Debemos tener claro, que vivimos en un entramado (sistema) económico, donde los Estados asumen un control directo de la administración social, al dictado de los mercados y estos actúan según índices de las Agencias de Calificación. Creer que, en este entorno, hay espacio para que obtengamos ayuda en nuestro proceso, es leer mal la historia y el contexto. Es bueno recordar lo que nos contaba Bauman sobre el huevo de la serpiente: “la cara oculta de la sociedad en la que vivimos, se manifiesta en contadísimas ocasiones pero, cuando lo hace, deja desenmascarada la violencia y demás aspectos negativos que han sido utilizados, al mismo tiempo, a lo largo de la historia para la formación de la propia estructura social” .

No quiere decir que d…

Un sector fracasado

El volumen de libros almacenados en España procedentes de devoluciones equivale a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
Es insostenible que en pleno siglo XXI (llevamos, aunque no los parezca, 16 años en él) en el sector del libro se perpetúen situaciones como que los almacenes tengan prácticamente sin rotación más de un 60% de sus existencias, los retornos continúen siendo superiores al 50 % o que todavía haya librerías que hagan sus pedidos por teléfono.
Como indican los informes del propio sector y destaca Manuel Gil en su blog de referencia: “El gap entre libros producidos y vendidos es de unos 100 millones anuales en España… El cálculo que hace unos días contrastaba con otros consultores es que hoy se puede almacenar una cifra cercana a los 700 millones de ejemplares”. Lo que equivale a un volumen de libros igual a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
En este …

El negocio de la librería = a fracaso, ¿por qué?

Cuando entramos en un negocio, sea librería, restaurante, tienda de moda sabemos o intuimos  de antemano si están condenados al fracaso o no.
Yo reconozco fácilmente que librería cerrará en 1, 2 o tres años y aquella que, no sólo no cerrará, sino que se enfrenta a un brillante futuro.
Ese es el sentido quiero exponer modelos reales de éxito como el que emprendieron  hace unos 5 años Jeff Mayersohn y su esposa  Linda Seamonson , al comprar y reconvertir el modelo de la vieja libreríaHarvard de Cambridge,  ciudad donde cierran más librerías que Starbucks se abren en China. (situación: 1256 Massachusetts Avenue Cambridge, MA 02138).
Jeff Mayershon amante apasionado de los libros ha sido cliente de Harvard durante 30 años, recientemente retirado del mundo de la tecnología él y su esposa Linda se embarcaron en esta locura. ¡¡¡Comprar una librería!!!
Jeff y Linda, ingenuamente optimistas, se embarcaron en esta aventura en estos días oscuros de  recesión, a la sombra de Amazon, y con los libros …