Ves al contingut principal

Las Kardashian y San Mateo : “Qui enim habet, dabitur ei, et abundabit; Qui antem non habet, et quodhabet, auferetur ab eo”

Popularidad versus calidad

La cultura popular ha creado muchos héroes de culto en torno a la literatura. Se les considera escritores eminentes y figuran como líderes de sus respectivos campos. Eso es al menos lo que se asume.

¿Qué dicen los datos al respecto? ¿Cuál es su aporte concreto a la literatura? 

En toda actividad humana,sea literaria, artística, deportiva o académica, existen individuos que destacan  sobre los demás. Algunos alcanzan tal nivel de excelencia y sus aportes son tan significativos, que se vuelven símbolos dentro de su campo. Otras veces en cambio, ocurre que algunos personajes son glorificados por los medios, la crítica y/o el público, a pesar de sus cuestionables méritos. El carisma ayuda mucho, una buena campaña de marketing también y a veces incluso basta con estar en el momento y lugar apropiado (efecto Forrest Gump ). Este fenómeno no es para nada desconocido y es especialmente evidente en la industria del espectáculo, dónde con frecuencia vemos celebridades que gozan de una reputación que muchas veces no va tan acorde con sus talentos.

¿Pero es tan evidente este fenómeno en áreas como la literatura? 

Muchos escritores se han convertido en figuras públicas,  y tienen un alto grado de atención por parte del público y los medios (incluso algunos se han convertido en memes) 

Pero muchos de ellos ostentan méritos literarios muy por debajo respecto a su reputación?.

“Kardashians” de la literatura


La discrepancia entre la popularidad de algunos escritores y la calidad de sus publicaciones es tan notoria que incluso se les podría aplicar el Indice Kardashian (IK) (en alusión a Kim Kardashian, “famosa por ser famosa”) propuesto por Neil Hall, genetista de la Universidad de Liverpool.

Este índice propuesto aplicado en principio a científicos para medir su relevancia científica versus su notoriedad es perfectamente aplicable a los escritores y su aportación a la literatura. 

Está más que demostrado que haya personas que son famosas por el hecho de ser famosas. Todos somos conscientes de que ciertos autores son invitados como oradores principales, escriben de cualquier tema aunque no sean especialistas, no son famosos por sus contribuciones a la literatura, sino por ser quienes son. En la era de las redes sociales existen autores que tienen blogs  o cuentas de Twitter, facebook, etc muy seguidas pero que han publicado poquísimas obras de verdadera importancia literaria. Estos autores son considerados líderes de su campo simplemente por su propia notoriedad.

Un ejemplo es Paula Hawkins,"La chica del tren" ha sido un éxito que no estaba calculado. Paula Hawkins era una completa desconocida y sólo las recomendaciones y el boca-oreja en Amazon, Twitter y Facebook insuflaron vida a un libro que ha sobrevivido gracias a Internet y pese a las tradicionales críticas literarias que, como era previsible, lo calificaron de basura.

La fama llama a la fama 

Lo que se llama el efecto Mateo “Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.”

Mateo 22-14: Muchos son los llamados y pocos los elegidos.

 "Birds of a feather flock together"

¿Cómo evaluar el aporte de un escritor versus su notoriedad?

Una cosa es medir la contribución de un escritor a la literatura, y otra muy distinta su aportación al mercadeo literario. Un método es medir la frecuencia con que sus publicaciones son citadas por sus pares o los críticos y con que cualificación, fácilmente se puede hacer un rastre y aplicar técnicas de sentiment analysis  a cada autor, y evaluar sus ventas.

Hay cantidad de autores infravalorados, cuya obra es reconocida por sus colegas pero no por el público en general o que simplemente no trabajan las redes sociales, o no tiene campañas de marketing por parte de sus editores, o no se han convertido en "opinadores  de todo", como se lamenta Ignacio Sanchez-Cuenca en su libro “La desfachatez intelectual”.

Según denuncia Sanchez, “Del público se espera que comulgue con ruedas de molino, basadas en el prestigio de quien enuncia la frase, más que en argumentos bien construidos, que se apoyen con datos verificables”. Lo que se vende es: "lo dice Vargas Llosa y punto", no importan sus argumentos y cuan cualificado este en el tema, solo importa su nombre "marca".


El índice Kardashian (IK), o la mediocridad como modelo.

Se puede definir como la razón entre el número de seguidores en twitter (S) y el número de seguidores esperable (Se) según el número de citas de sus trabajos (C)

Se=43,3.C0,32

IK= S/Se

El efecto Mateo, que  hemos citado, ilustra la estructura de los modelos virales y un patrón de consumo multiplicador.

Con toda seguridad Vargas Llosa cosecha un buen indice Kardashian, pero este método solo perpetua la mediocridad como modelo 

Nada que objetar a Kim, lo hace bien y no engaña: el futuro no es mono formato, es multiformato.

En junio de 2014, Kim Kardashian sacó un juego para móviles (iPhone y Android) titulado Kim Kardashian: Hollywood. El objetivo del juego es convertirte en una estrella de Hollywood o una starlet. 

El juego fue un éxito ganando 1,6 millones de dólares en sus primeros cinco días. En julio, la empresa desarrolladora, Glu Mobile, anunció que era el 5º juego según beneficios en la Apple Store.


¡Esto sí que es otro tipo de ránking y factor de impacto!

Ahora circula por los cenáculos marketinianos de la edición el siguiente Karma: "el futuro no es mono formato, es multiformato".


En definitiva, en una sociedad capitalista lo que importa y sostiene todo el tinglado es el éxito comercial, si este viene vía gamificación de obras literarias, bienvenido sea. Y esto no está reñido con la calidad literaria, es otra cosa, otra forma de subsistir como editor en los tiempos líquidos posindustriales.

Aprendamos de Kim: dejemos de una vez el culto papanatas  alrededor de autores como Vargas Llosa, como único método de promoción de la vacuidad, y montemos el juego de Llosa en Villa Meona, o como un prostático se mea en su nueva piscina a pesar de disponer de 15 cuartos de baño, gana el que consigue que llegue a tiempo al lavabo. 


¡Felicidades Kim! ,-)

Comentaris

  1. Un artículo muy inteligente y muy bien razonado. Tenemos que tratar siempre de diferenciar la calidad y la popularidad. Hay también a veces un rechazo al tema que tratan los libros. Es por esto que es admirable el éxito que ha conseguido el libro "Patria" de Fernando Aramburu. Es cierto que independientemente de la calidad, a los lectores les gusta estár al día de los últimos bestsellers. Si estás charlando en un grupo en que todo el mundo ha leido "La chica del tren" y tú no lo has leido, te quedas un poco como "en fuera de juego". Es por ello que tienen tantas visitas las páginas web dedicadas a los libros bestsellers, o libros más vendidos. Os propongo esta: http://www.centrallibrera.com/SuperVen.htm

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias amigos de Central Librera por el comentario, tenéis un ranking muy bien trabajado, os felicito.

      Elimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

Un sector fracasado

El volumen de libros almacenados en España procedentes de devoluciones equivale a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
Es insostenible que en pleno siglo XXI (llevamos, aunque no los parezca, 16 años en él) en el sector del libro se perpetúen situaciones como que los almacenes tengan prácticamente sin rotación más de un 60% de sus existencias, los retornos continúen siendo superiores al 50 % o que todavía haya librerías que hagan sus pedidos por teléfono.
Como indican los informes del propio sector y destaca Manuel Gil en su blog de referencia: “El gap entre libros producidos y vendidos es de unos 100 millones anuales en España… El cálculo que hace unos días contrastaba con otros consultores es que hoy se puede almacenar una cifra cercana a los 700 millones de ejemplares”. Lo que equivale a un volumen de libros igual a más de dos terceras partes del volumen de la nave central de la basílica de San Pedro del Vaticano.
En este …

El negocio de la librería = a fracaso, ¿por qué?

Cuando entramos en un negocio, sea librería, restaurante, tienda de moda sabemos o intuimos  de antemano si están condenados al fracaso o no.
Yo reconozco fácilmente que librería cerrará en 1, 2 o tres años y aquella que, no sólo no cerrará, sino que se enfrenta a un brillante futuro.
Ese es el sentido quiero exponer modelos reales de éxito como el que emprendieron  hace unos 5 años Jeff Mayersohn y su esposa  Linda Seamonson , al comprar y reconvertir el modelo de la vieja libreríaHarvard de Cambridge,  ciudad donde cierran más librerías que Starbucks se abren en China. (situación: 1256 Massachusetts Avenue Cambridge, MA 02138).
Jeff Mayershon amante apasionado de los libros ha sido cliente de Harvard durante 30 años, recientemente retirado del mundo de la tecnología él y su esposa Linda se embarcaron en esta locura. ¡¡¡Comprar una librería!!!
Jeff y Linda, ingenuamente optimistas, se embarcaron en esta aventura en estos días oscuros de  recesión, a la sombra de Amazon, y con los libros …

Consumption cannot be destroyed, like energy, it can only be transformed.

Aquesta crisi haurà canviat permanentment el comportament de compra dels consumidors. Ens deixa com herència compradors més cauts i reflexius. Però existeixen formes de consum que romandran i s’adaptaran a l’aire estoic que no tenim més remei que respirar.

No esperem que el consum desaparegui, tant sols es transformarà (el consum és com l’energia no es destrueix, es transforma).


En aquest post faig un repàs per les tendències i la fauna consumista del moment.

  Com diu Guilles Lipowetsky : El consum esta molt ligat a la seducció, com veurem més endavant: "Lluny de circumscriure a les relacions interpersonals, la seducció s'ha convertit en el procés general que tendeix a regular el consum, les organitzacions, la informació, l'educació, els costums.”. Tambè ens diu: “Cal un consum més responsable, però també invertir en noves tecnologies”.
En aquesta època hipermoderna no hi ha somnis col•lectius, sol ens queda el consum; una millor casa, un millor cotxe, etc..... La generaci…