Passa al contingut principal

A la sombra de los signos. “Los Archivos del Pentágono”


La repercusión que he observado en el sector periodístico del estreno de la película “Los Archivos del Pentágono”, me ha llevado a una serie de reflexiones alrededor de ciertos fenómenos que atraviesan las sociedades democráticas, entre otros, la confusión que se ha establecido entre signo y sentido, siendo así que el primero elimina al segundo.

La publicación de los
famosos archivos demostró que   desde sus comienzos la guerra de Vietnam estaba definitivamente perdida, lo que la convertía en una guerra sin sentido, simulada, lo que no impidió, en nombre del estratégico enfrentamiento a un nuevo foco del comunismo, que se construyera un signo en aras del que se sacrificó  la vida de cincuenta y ocho mil soldados estadounidenses y millón y medio de vietnamitas, incluida población civil.

Algunos aspectos relevantes del film:
Este film de Steven Spielberg   aborda conceptos como: la verdad, la investigación, situando al periodismo en el centro de la intriga, convirtiendo a estos profesionales en protagonistas, en sujetos de la historia, aportando una inyección de autoestima para los pobres periodistas, que siempre ha creído, ingenuamente, que eran portadores de luz frente a las tinieblas. Como bien indica Pierre Rimberte, Spielberg, «convierte en un acto épico lo que debería ser la norma».

Pero, Spielberg no toma como protagonistas principales a los que asumieron realmente riesgos, como el exanalista del ejercito
Daniel Ellsberg,  responsable de la filtración, quien fotocopió los papeles y fue perseguido por espionaje y al equipo del New York Times que primero publicó el asunto. Ensalza y entroniza en los altares democráticos a la propietaria del Washington Post, Katharine Graham.

Resulta chocante que este alegato y encumbramiento de la propiedad aparezca cuando los medios están dominados por grandes corporaciones  de sectores ajenos al informativo (bancos, constructoras, farmacéuticas, sector energético, automovilístico…).muchas de ellas dedicadas al tráfico de armas y otras que nada tiene que ver con el periodismo como Amazon propietaria actual del heroico Washington Post 




Tambíen el film estadounidense Todos los hombres del presidente (All the President's Men) de 1976 dirigida por Alan J. Pakula, puso en escena la investigación realizada por el Washington Post  sobre el escándalo Watergate, (como consecuencia, Nixón dimitió en 1974), pero en este caso Pakula lo realizó más en sincronía con los hechos, no esperó, como Spielberg,  casi 50 años en realizarla.


Este film es consecuente con el universo mainstream que Hollywood está poniendo hoy en circulación: por una parte, valorar los medios en su actitud anti Trump, por otra, la mujer como víctima del sistema, solo hace falta ver las recientes  denuncias por agresiones sexuales al productor Harvey Weinstein, y por último, como se evidenció en la última ceremonia de los Oscars, resarcir a México del agravio de los muros levantados por el trumpismoHollywood, casi siempre, ha sido territorio demócrata, especialmente activo políticamente cuando los republicanos están en la Casa Blanca.

Volvamos a la tesis de la entradilla:
¿Cómo es posible que conociendo esta información y la lógica derrota del ejército americano (el mayor revés de la historia de los USA) no se produjera ninguna repercusión interna en América? Si realmente había significado el fracaso de la estrategia planetaria de los Estados Unidos, tenía que haber sacudido también el equilibrio interno y el sistema político americano. Nada de esto sucedió.

Esta guerra, en el fondo, marco el inicio de la situación actual cuyo colofón fue la caída del muro de Berlín, y señaló la incorporación de China a la coexistencia pacífica.

La adaptación de China al statuquo mundial, su paso a la estrategia de reparto mundial de las fuerzas y de los imperios, su transición a poder político integrado en un sistema mundial en adelante regulado por lo esencial-financiero (eje de las relaciones China–USA): esto era lo que estaba en juego en la guerra del Vietnam, y en este sentido, EE.UU. se largó de Vietnam, pero ganó la guerra. Y la guerra  terminó con suma facilidad una vez que se hubo logrado el objetivo.

El mismo proceso estratégico se puede  producir con Corea del Norte. Cuando los norcoreanos hayan probado que no son portadores de una subversión indomable y que demuestren que serán susceptibles de encajar bien en el orden financiero global, se acabara la ficción de tensión.

Al fin y al cabo, que defiendan un orden comunista no es muy grave en el fondo: Vietnam y China ya han dado suficientes pruebas de que se puede confiar en ellos. Es incluso un sistema más eficaz que el capitalismo en lo concerniente a la liquidación de las estructuras pre–capitalistas «salvajes» y arcaicas.

Este nuevo orden que gira fundamentalmente sobre las finanzas, y la gestión la deuda país en un mundo global. Actualmente del total de la deuda de EE UU, China tiene el 18,7% –un total de 1,1892 billones de dólares– seguido del 17,2% de Japón, quien lo hubiera imaginado antes del la guerra de Vietnam.

Cuando se llega al nivel atómico se congela toda iniciativa bélica.

Kim Jong-un ha llevado la confrontación al terreno nuclear, y este aspecto no es baladí, asegura la exclusión de todo intento bélico parecido al de Vietnam y, al unísono, cualquier intervención atómica. Pese a que Trump amenace a Corea del Norte  con “un fuego y una furia nunca vistos en el mundo”.



El telón de fondo en la tensión USA con Corea de Norte, el desafío virtual de potencial nuclear, de antagonismo mortal de los adversarios, que se presenta como una cuestión de vida o muerte, es una pura puesta en escena.

Las amenazas, entre los dos adversarios remiten fundamentalmente a otra cosa, innombrada, nunca dicha: la inclusión al un nuevo  orden social, de Corea del Norte ya sea comunista o capitalista. En una espiral de complicidad total con la finalidad de racionalización y de domesticación de sus relaciones con EEUU, China, Japón y Corea del Sur. De neutralización y de unión de energías.

Curiosamente, en paralelo, se vuelven a poner en marcha los signos de un dispositivo, el de la escalada nuclear entre EE.UU y Rusia, como un remake de «  la guerra fría », que unido hoy al miedo al aleatorio terrorismo islamista, nos introduce en un nuevo escenario de disuasión.

Vladimir Putin presenta nuevo armamento nuclear: "Ahora nos escucharán" 
La publicación de los famosos archivos demostró que   desde sus comienzos la guerra de Vietnam estaba definitivamente perdida, lo que la convertía en una guerra sin sentido, simulada, lo que no impidió, en nombre del estratégico enfrentamiento a un nuevo foco del comunismo, que se construyera un signo en aras del que se sacrificó  la vida de cincuenta y ocho mil soldados estadounidenses y millón y medio de vietnamitas, incluida población civil. 

El riesgo de una destrucción nuclear es el perfecto pretexto  para el diseño de un sistema de seguridad universal, que cierra toda posibilidad de destrucción y escalada, una ficción que se alimenta para mantenernos en vilo. Se trata de un sistema universal de prevención, de control, cuyo efecto disuasivo no apunta en modo alguno al enfrentamiento atómico.

PD: veremos antes a Trump y Kim Jong-un dándose el pico, que un pacto político entre Catalunya y España. Pero este es otro tema.
Albert Pérez Novell

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Las Monadas: El secreto del Planeta de los simios, ( ciencia ficción, politicamente incorrecta)

A mediados del 2º milenio, en el tercer Planeta de la Estrella Sol de la Vía Láctea,  se verifica la existencia de una especie dominante los simios y otra dominada el hombre.

Historia de una involución: El Planeta de los Simios (francés:La Planète des Singes) es una novela de ciencia ficción escrita por Pierre Boulle, publicada por Editorial Julliard en 1963.

En 1968 fue adaptada al cine en la película El planeta de los simios de Franklin Schaffner.


En el siglo quinto del segundo milenio, una nave espacial procedente de la Tierra, realiza un aterrizaje forzoso en un planeta desconocido. Los astronautas, al mando del coronel George Taylor (Charlton Heston) inspeccionan los alrededores y descubren que en este planeta los seres inteligentes y especie dominante son unos simios que comparten características físicas con los chimpancés (científicos), gorilas (militares) y orangutanes (religiosos y políticos) de la Tierra, pero que han desarrollado una civilización antropomorfizada y militariza…

2112, el soliloquio alucinatorio del gobierno Rajoy

El lapsus de Rajoy en su tweet al confundir 21 del 12, día previsto para las elecciones ilegitimitas convocadas por su gobierno, con el año 2112.

A primera vista, parece que Rajoy en su tweet apuesta porque el próximo presidente de la Generalitat sea:

Bromas a parte: Lo de Rajoy pertenece al genero llamado (lapsus de clave). Freud profundizó en la descripción del mecanismo de su formación en su libro llamado Psicopatología de la vida cotidiana (1901)—como una variedad de los lapsus que llamó «lapsus calami»— para significar los lapsus que ocurren cuando se mecanografía un texto y, que en algunos países también es conocido como "error de dedo" (y, con el avance de la tecnología, los que ocurren al escribir en el teclado de un ordenador, de un teléfono móvil o formas afines de comunicación.
Twitter es una fuente de síntomas si observamos los mensajes que circulan por esta, llamada, red social.
Gracias a la Serendipia  que facilita Internet, he encontrado que 2112 es el nombre del …

Consumption cannot be destroyed, like energy, it can only be transformed.

Aquesta crisi haurà canviat permanentment el comportament de compra dels consumidors. Ens deixa com herència compradors més cauts i reflexius. Però existeixen formes de consum que romandran i s’adaptaran a l’aire estoic que no tenim més remei que respirar.

No esperem que el consum desaparegui, tant sols es transformarà (el consum és com l’energia no es destrueix, es transforma).


En aquest post faig un repàs per les tendències i la fauna consumista del moment.

  Com diu Guilles Lipowetsky : El consum esta molt ligat a la seducció, com veurem més endavant: "Lluny de circumscriure a les relacions interpersonals, la seducció s'ha convertit en el procés general que tendeix a regular el consum, les organitzacions, la informació, l'educació, els costums.”. Tambè ens diu: “Cal un consum més responsable, però també invertir en noves tecnologies”.
En aquesta època hipermoderna no hi ha somnis col•lectius, sol ens queda el consum; una millor casa, un millor cotxe, etc..... La generaci…